Los ksar de Medenine

Medenine

A medio camino entre la Isla de Djerba y Libia, se encuentra la ciudad de Medenine. Dividida en dos por un río y, por eso, su nombre que significa “Las dos ciudades”. De pequeño tamaño, en su zona oeste es donde se ubica el barrio más moderno, con la típica actividad de comercios, bancos, oficinas, etcétera, mientras que en el este se encuentran las características ghorfas.

Estas se configuran como una especie de graneros del siglo XVII que eran utilizadas, asimismo, por las tribus nómadas béreberes como viviendas.

Su construcción se realizaba de forma yuxtuapuesta, dotándolas de cinco pisos de altura; en este sentido y por lo general, estas casas solían ser muy estrechas, de no más de 2 metros de largo por 2,5 de ancho, dotándolas además de mucha profundidad y altura para compensar. Sus techos eran de forma abovedada.

Contemplándolas en un conjunto, forman lo que se ha venido a denominar como “los castillos del desierto” (los “ksar”) y, entre otras funciones a parte de las de vivienda y almacén, eran también utilizados como refugios de guerra o como lugares para el comercio durante las épocas de paz. A este respecto, y durante las migraciones bereberes, estas tribus no dudaban en pagar a alguien para que vigilaran las pertenencias que estos guardaban en los castillos (a saber, cereales otro tipo de semillas y demás mercancía).

Además, cabe decir que Medenine fue un importante emplazamiento de paso dentro de las rutas de las caravanas y, en nuestros días, se configura como un magnífico punto de partida si lo que queremos es visitar los pueblos fortificados (llamados “ksour”) de las montañas que la rodean.

Lamentablemente, durante la década de los años 60 del pasado siglo XX, muchos de estos ksar fueron demolidos y, en nuestros días, albergan tiendas para turistas.

Foto Vía: Kirikou

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Medenine



Deja tu comentario