La Estela del sacerdote y el niño, Museo del Bardo

Tophet

Uno de los yacimientos arqueológicos que más pueden impresionar de todo el sitio de Cartago es, con mucha probabilidad, el del Santuario de Tophet por las prácticas que supuestamente allí se llevaron a cabo.

A este respecto, dentro de los magníficos fondos que posee el Museo del Bardo de la capital tunecina, se puede contemplar una pieza que perteneció a ese tofet de Cartago y que fue hallada a comienzos del pasado siglo XX, en el año 1921.

Nos estamos refiriendo a una estela de gran tamaño, realizada con piedra caliza y que recibe el nombre de “Estela del sacerdote y el niño”; con forma de obelisco, esta nos muestra a un sacerdote representado de perfil y adornado con un gorro de forma cilíndrica y un vestido largo, hecho con lino transparente y que permanece atado a la cintura mediante un cinturón. Su gesto es claro: mantiene su mano derecha en alto como señal de oración o bendición mientras que, con su otro brazo, sostiene a un niño de corta edad.

La estela está rematada en su parte superior con un friso adornado con tres rosetones y un delfín, que vendría a simbolizar el océano celeste, así como el disco solar y la media luna hacen referencia a los dioses Tanit y Baal Hammon.

La gran importancia que tiene este objeto arqueológico radica en el hecho de que es el único que ha sido descubierto con una referencia clara al rito del molk (un rito de tradición cananea que consistía en inmolar a los dioses por cremación a un recién nacido en perfecto estado), lo que ha reavivado el debate acerca del sacrificio de niños en esta comunidad cartaginesa, como afirmaron en su época algunos autores antiguos.

Datada en el último tercio del siglo IV a.d.C. o a comienzos del siglo III a.d.C., es una pieza increíble que sin duda debes de ir a ver si decides hacerle una visita al maravilloso Museo del Bardo.

Foto Vía: Moreprod Blogspot

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Cartago



Deja tu comentario