Sfax, la actualidad en Túnez

Sfax

Aunque su propio nombre (Sfax significa “pepino”) no resulte demasiado atractivo, al menos a primera vista, lo cierto es que la ciudad de Sfax es la segunda más poblada de todo Túnez y en ella se esconde uno de los secretos mejor guardados y más bonitos del país: su medina.

Nada que ver con otras, mucho más bulliciosas y llenas de turistas como la de Hamammet o la de Sousse, la medina de Sfax tiene un encanto especial: es el verdadero reflejo de la auténtica actividad comercial y de ocio en la Túnez del siglo XXI.

En ella no encontrarás los típicos souvenirs dedicados expresamente para los visitantes extranjeros, sino que en ella se venden los productos necesarios para el día a día de los locales; en cada calle (una dedicada a los herreros, otra a la ropa, otra a las especies, al pescado, para los afiladeros…), en cada esquina, la realidad de una ciudad tunecina trabajadora está al alcance de la mano.

Sin embargo, y a pesar de ser una ciudad moderna cuya economía se basa principalmente en el fosfato y en la prensa de aceite (la urbe está entera impregnada de un característico olor), Sfax ha sabido compaginar a la perfección este hecho con su pasado histórico. A este respecto, las murallas que en otro tiempo la defendían han permanecido intactas y sirven de línea divisoria entre la ciudad nueva y la vieja.

Del mismo modo, Sfax está muy bien comunicada con el resto de puntos del país (la estación de tren se encuentra a tan sólo 5 minutos de la citada muralla) y la ciudad está llena de hoteles baratos, por lo que puede ser una buena elección para hacer un alto en nuestro viaje, ya sea tan sólo por unas horas como para descansar una noche.

Foto Vía: Ookaboo

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Sfax



Comentarios (1)

  1. Beatriz dice:

    Afiladores.

Deja tu comentario