La mítica fundación de Cartago

La muerte de Dido

A lo largo del tiempo, se ha hablado muchas veces en este blog de la hermosa ciudad de Cartago. No obstante, nunca se ha contado cómo se fundó o, al menos, como cuenta la leyenda que fue fundada.

Este importante enclave costero de la Antigüedad fue creado por los fenicios de Tiro y, aún en nuestros días, la fecha fundacional exacta sigue estando muy discutida por historiadores y entendidos del Mundo Clásico.

Sin embargo, es por todos conocido el mito que relata la institución de esta nueva ciudad y que tiene como máxima protagonista a la reina Dido. Conocida sobre todo gracias a la “novela de amor” que Virgilio incluye en la “Eneida”, en su forma más primitiva la leyenda era la siguiente: el rey de Tiro, Muto, tenía dos hijos: Pigmalión y Elisa (Elisa es el nombre tirio de la reina Dido). Al morir, les legó el reino y el pueblo reconoció como monarca a Pigmalión, pese a que todavía era un niño.

Elisa, por su parte, se casó con su tío Sicarbas, sacerdote de Heracles y el segundo personaje del Estado, después del rey. Mas Pigmalión hizo asesinar a Sicarbas para poder adueñarse de sus tesoros, lo cual no logró pues su hermana, horrorizada por el crimen, decidió huir: cargó secretamente los tesoros de Sicarbas en varios barcos y escapó, acompañada de nobles tirios descontentos.

Los emigrantes acabaron por arribar a África, donde fueron bien recibidos por los indígenas. Estos permitieron a Elisa, que les pedía una porción de tierra donde establecerse, que tomase la extensión “que pudiese abarcar una piel de buey”. Esta recortó la piel en tiras delgadísimas, y obtuvo de este modo un largo cordón, con el que rodeó un territorio bastante extenso.

Los indígenas, ligados por su promesa, le concedieron la tierra así delimitada, tras lo cual mando edificar una fortaleza a la que le dio el nombre de Birsa y que más tarde se convirtió en la ciudad de Cartago o Qart-Hadašh, que en fenicio significaba “Ciudad Nueva”, sobre un promontorio existente entre el lago de Túnez y la laguna Sebkah er-Riana.

Elisa recibió de los indígenas el nombre de Dido.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Cartago



Deja tu comentario