La ruta de los reyes bereberes

Beja

A la luz de los nuevos descubrimientos arqueológicos y los textos antiguos, Cartago fue una verdadera potencia marítima y comercial; sin embargo necesitaba los productos del interior, y en su prosperidad, acostumbraba comprar todo lo que necesitaba a los pueblos bereberes.

El imperio de Cartago formaba un arco que comenzaba en Sidi Ali El Mekki, bordeado por asl colinas de Chouigui, Tebourba, Bab El Medjez, Rihan Jebel, Jebel Mansour El Fahs al sur, el Jebel Fkirine Zaghouan y, finalmente, todas las colinas de Mornag y Kornine.

Este arco montañoso es cortado por puertas o pasos: al norte, Zouamdine Alia, por donde pasa actualmente la carretera a Bizerta conectando Ayn Ghelal y Medjez El Bab, Otras puertas son Bou Arada, El Fahs, Zaghouan y Hammam Lif.

Para recorrer esta zona lo mejor es partir de Ayn Ghelal en Mateur. Fue un antiguo poblado libio fenicio o libio púnico fuertemente influenciado por Cartago. Hoy en día se sabe que los cartagineses y los númidas fueron contemporáneos y se alternaban en la ocupación de los sitios de frontera. Desde aquí nos dirigimos a Beja, por la hermosa carretera nacional 11, deteniendo un poco la marcha al acercarnos a Nsir Sidi.

Este poblado es lo que los historiadores han llamado “poche berbère”, en la época en que la frontera cartaginesa llegaba hasta el río Tusca / Oued El Kebir, mientras que el imperio bereber se extendía hacia la derecha, por el ignorado camino hacia Joumine Haouanet que conduce al acantilado y a la aldea bereber de Tahent.

Si tomamos la carretera 55 a lo largo del Oued Tine / Tusca, dejando atrás Mateur, pasaremos por Thachegga, la antigua Thisicca romana, que fue por donde se retiró Sicca con los rebeldes de Cartago. En nuestro recorrido veremos los pueblos bereberes de Ed’khila y Sidi Abdelbasset antes de llegar finalmente a Tahent.

Es un hermoso recorrido para realizar en primavera, cuando las ricas llanuras de Beja se cubren de dorado trigo y girasoles; no debemos dejar Beja sin visitar la Kasbah y saborear los pasteles típicos y el queso.

Aquí comenzaba en aquellos tiempos remotos el reino de los Númidas: Bulla Regia, el Jebel Gora Thibar y la necrópolis de Kochbatia, la aldea de la montaña de Jebba, sus fuentes, sus zonas verdes y sus acantilados dignos de ver.  Si la idea es quedarse, las opciones para hotelería y restaurantes son Bulla Regia y Jendouba, para después visitar El Kef, antigua capital de Numidia, llamada la ciudad del trono.

Foto: vía Lionheart4880

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Rutas turisticas



Deja tu comentario