Dar al-Kamila, la residencia de Francia en Túnez

Dar al Kamila

La ciudad de La Marsa es actualmente un elegante suburbio al norte de Túnez, pero no siempre fue así. A fines del siglo XIX, cuando se construyó el bello palacio Dar Al Kamila, era una zona rural y precisamente la mansión fue diseñada como la residencia de verano del Bey de Túnez.

En 1857 el cónsul de Francia, Leon Roches, quedó admirado por su decoración y perfección, que la convertían en un palacio cuyo rústico encanto rivalizaba con su belleza. Posteriores transformaciones no han alterado su aspecto original.

Actualmente, Dar Al Kamila es la residencia oficial del embajador y cónsules de Francia en Túnez y por extensión un hogar para los franceses que llegan a Túnez; es una gran casona de estilo, que combina las tradiciones artísticas hispano-magrebíes con influencias decorativas de Europa, principalmente Italia.

La mansión está organizada como un borj: el sótano abovedado alberga toda el área de servicios, mientras que alrededor del patio, uno de los más bellos de la región, de organizan las habitaciones y apartamentos.

Tanto el patio como los interiores están decorados con bellísimos azulejos que reflejan la luz inundando de color cada espacio. El pórtico de columnas está bordeado de arcadas moriscas; los paneles del salón evocan las residencias napolitanas, y la arquitectura del comedor está inspirada en las residencias de El Jerid.

La mansión está rodeada de hermosos jardines que albergan una exposición de arte contemporáneo al aire libre, inaugurada en el año 2004. Muchas de estas esculturas pertenecen a la Embajada de Francia y ahora pueden ser disfrutadas por todos los visitantes de los jardines, además de sus asombrosas instalaciones, como un kiosko de madera que albergó un hammam, y hermosas cerámicas.

Entre las obras expuestas hay esculturas de Sadika Keskes, con sus fascinantes objetos de vidrio y cristal con temas cotidianos y mitológicos que parecen atrapar el aire y la luz, Wohlfahrt Michel, Amel Bennys seguidor del llamado “arte pobre” y otras de arte antiguo como una escultura de mármol que representa un adolescente coronado con hojas de vid o los detalles en bajo-relieve.

Dar al Kamila honra la tradicional hospitalidad tunecina y los más de ciento cincuenta años de presencia francesa en Túnez mediante exposiciones y muestras de arte en los jardines, ya que la residencia no está abierta al público en general. Estas actividades culturales se organizan en conjunto con el Instituto Francés de Cooperación en Túnez, y participan artistas tunecinos y franceses.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: La Marsa



Deja tu comentario