¡Todos a bucear en Monastir!

Marina de Monastir

Monastir se fundó sobre las ruinas de la ciudad púnico-romana de Ruspina, sobre el golfo de Hammamet. Es una tierra de sueños, un oasis marino de arena blanca y aguas color turquesa, un refugio de paz y serenidad.

El mar tiene una presencia permanente en Monastir y hay muchas formas de disfrutarlo, como pasear por la Cornisa, un pintoresco paseo costero entre dos penínsulas o navegar, partiendo de la magnífica marina de Cap Monastir, un puerto deportivo con capacidad para 400 embarcaciones, con el telón de fondo de la Isla de las Palomas y las cuevas de El Kahlia.

Pero también Monastir es uno de los destinos de buceo privilegiados de Túnez; de hecho, es la franja costera que más lugares para buceo concentra y con la ventaja de que hay posibilidades para todos los gustos, condiciones y presupuestos, desde buques hundidos hasta arrecifes. A continuación, una pequeña guía de lugares para bucear en Monastir para principiantes, intermedios y expertos.

Alyssa: es un buque hundido al que se llega por agua a 45 minutos de navegación de la costa. Para buceadores de nivel intermedio, se encuentra a 60 metros de profundidad. El fondo es rico en los raros corales negros, y también todo tipo de algas y anémonas; se pueden ver delfines, pulpos, rayas, erizos de mar y grandes meros en medio de aguas cristalinas.

Bhiri: otro barco hundido para buceadores de nivel intermedio, se encuentra a 23 metros de profundidad en medio de corrientes muy ligeras. Se llega en barco, a 30 minutos de navegación. Se trata de un barco pesquero que se hundió en el año 2001 como consecuencia de una tormenta.

Cezar: fue un carguero que hoy en día yace a 52 metros de profundidad. Sólo para buceadores expertos. Se llega por agua; el fondo de esta agua cristalinas es rico en corales, algas y anémonas y hay abundantes peces y moluscos.

Aníbal: este barco sólo puede ser visitado por buceadores expertos; se encuentra a 31 metros de profundidad en aguas surcadas por corrientes de mediana intensidad.

Roca Kliment: para buceadores intermedios, se llega en barco a 10 minutos de navegación de la costa. La inmersión máxima es de 23 metros; el fondo marino alberga rica vida vegetal y animal, abundante y colorida, con abundancia de algas llamadas espirógrafo.

Kuriat: estas islas a las que se llega en barco después de 90 minutos de navegación proporcionan una experiencia a buceadores intermedios entre 6 y 18 metros de profundidad; los fondos están habitados por peces arco iris, erizos de mar, pulpos y esponjas entre otras especies.

Queda mucho en el tintero, como Medina de Hammamet, un barco de la Segunda Guerra Mundial hundido, ideal para principiantes, agitado por suaves corrientes y a 10 minutos en barco desde la costa y sólo 5 a 8 metros de profundidad; la Isla de las Palomas, también para principiantes, y la costa frente al antiguo Palacio de Bourguiba, con el fondo tapizado de estrellas de mar, ánforas, pulpos, esponjas secas y erizos de mar.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Monastir



Deja tu comentario