Club des vadrouilleurs, al descubrimiento de Túnez

Medina de Tunis

Este centro cultural o club de viajeros es un espacio de descubrimiento del multifacético patrimonio tunecino: su civilización tres veces milenaria, su historia, su arte, gastronomía y ecología.

Es una organización sin ánimo de lucro creada en el año 2002 y cumple sus objetivos mediante la organización de viajes y visitas a lugares interesantes desde el punto de vista histórico, arquitectónico o cultural, y también desde la expresión artística popular. También promueven intervenciones directas y acciones solidarias.

Los “vadrouilleurs” se consideran a sí mismos observadores cuidadosos y preocupados por el estado del patrimonio, y se esfuerzan por poner en valor todos los aspectos específicos del lugar visitado, con la asistencia de expertos y la cooperación de guías locales.

No permanecen indiferentes ni promueven un turismo liviano sino más bien un turismo comprometido y responsable. Interesará al visitante conocer la historia de este singular club de viajeros. Su primer nombre fue Club Gadabout y se formó a partir de la convocatoria de su fundador a través de un anuncio publicado en un periódico, para participar durante el fin de semana en el descubrimiento de la provincia de Kasserine.

La convocatoria tuvo tanto éxito que se llegó a organizar un viaje por mes de cientos de aficionados que se dedicaban a descubrir el patrimonio natural y cultural de Túnez de norte a sur y de este a oeste. El gobierno de Túnez les facilitó oficinas en un pequeño y encantador koutèb (escuela coránica), exactamente en el 9 de la rue Zaouia Bekria, Bab Souika, un callejón de la Medina de Túnez, cerca de la pintoresca Halfaouine, restaurada con apoyo de la Asociación Salvaguardia de la Medina de Túnez.

Para ser socio del Club, el aspirante debe contar con el patrocinio de dos miembros y participar en tres excursiones; después de esto, quedará constituido como un socio pleno con derecho a participar en los proyectos y actividades paralelas del club. Anualmente el club programa más de cien excursiones diferentes, pero algunos paseos tradicionales se repiten periódicamente ya que forman parte de su historia y su cultura.

Por ejemplo la visita a la aldea bereber de Kesra, en Siliana, que se realiza a mediados de octubre, en coincidencia con la Fiesta del Árbol, en la que se invita a los participantes a plantar un árbol. También se suele visitar el pueblo bereber de Tahent, en Joumine, Gobernación de Bizerta, aprovechando para saludar a los niños de la escuela primaria de la aldea. Una vez cada dos años se visita Thalía, una maravillosa aventura en esta aldea con grandes tesoros naturales y patrimoniales.

Foto: Perez Montejo

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Ciudad de Túnez



Deja tu comentario