El Mausoleo de Ateban, enigma de la historia

Mausoleo de Ateban

A 100 Km. de Tunis la capital, se encuentra Dougga, la antigua Thugga, con las ruinas romanas mejor conservadas de África del norte; se encuentran en la cima de una colina cubierta de olivos, pero lo más interesante es saber que el nombre que le dieron los antiguos númidas era Tukka, o «pico de roca», como consta en las inscripciones del siglo IV antes de nuestra era.

Uno de los monumentos más impactantes de Dougga es el Mausoleo de Ateban o Atban, que data de la época púnica y en el que se pueden reconocer elementos egipcios, griegos y persas.  Es una gigantesca estructura de 3 plantas y 21 metros de altura. Este monumento fue descripto por el Conde de Borja en el siglo XVIII; en el siglo XIX sufrió la destrucción de buena parte de su estructura pero en el siglo XX comenzó su restauración.

Las tres plantas del mausoleo están coronadas por una pequeña pirámide de estilo egipcio, un símbolo que fue también adoptado por fenicios y griegos.

Uno de los aspectos más notables del mausoleo es una inscripción bilingüe libio-púnica, cuyo contenido ha sido hasta ahora casi imposible de descifrar, aunque se cree que se refiere al jefe númida Ateban como constructor del mausoleo, un hecho realmente excepcional, pues parece que además se menciona todo el equipo de constructores: herreros, carpinteros, fabricantes de alambre, talladores de piedras.  Una de las inscripciones, la que se encontraba en mejor estado, se conserva actualmente en el Museo Británico.

En realidad, todo el monumento es verdadero enigma para los arqueólogos, pues por ejemplo no se ha podido encontrar la cámara funeraria, y los libios no tenían la práctica de crear cenotafios; se cree que el mausoleo es en realidad una torre y que la cámara funeraria todavía no se ha podido encontrar o ha sido saqueada. Los espacios de la planta baja y primera planta están vacíos, y se cree que ésta última pudo haber sido utilizada como dormitorio. El segundo nivel es claramente un templo, por su forma cuadrada y columnas jónicas; la tercera planta también está flanqueada por pilastras y capiteles jónicos y eólicos y decorada con tallas.

La decoración de esta tumba-torre es impresionante; capiteles, jinetes, un león sentado en la cima, relieves de carros, elementos arquitectónicos que permiten ubicar el monumento en el siglo II a.C. Actualmente se cree que el mausoleo pudo haber estado dedicado al rey númida Masinisa, aliado de Roma.

El Mausoleo de Ateban es uno de los monumentos mejor conservados de la época númida; la restauración se realizó con bloques encontrados en el lugar. Es uno de los principales testigos de la arquitectura de Numidia, de inspiración helenística que incorpora elementos de origen egipcio, como se ve también en el mausoleo de Chemtou.

Foto: Academic

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Antiguas ciudades



Deja tu comentario