Dar Bach Hamba, hogar de la cultura mediterránea

Palacio Dar Bach Hamba

En el año 1992 se creó en Sicilia el Instituto de Alta Cultura – Fundación Orestiadi Onlus, a partir de la experiencia de la reconstrucción de la ciudad de Gibellina, destruida por un terremoto en 1968.

Esos trabajos revelaron la profunda relación cultural entre los países del sur del Mediterráneo y especialmente entre Túnez y Sicilia. Para difundir esta idea la Asociación organizó una muestra itinerante cuyo primer destino fue el palacio Dar Bach Hamba, en la medina de Tunis.

En el año 2000 la Fundación adoptó el Palacio Dar Bach Hamba como su hogar, organizando una muestra permanente en la línea del Museo de la Trama Mediterránea de Gibellina. Este palacio es un lugar privilegiado; fue construido en el siglo XVII y su principal característica es su gran patio. Es considerado uno de los más hermosos de la ciudad y tiene una larga historia.

Se cree que fue fundado por la familia Rassa, y luego fue habitado por varias otras familias como los Naccache en el siglo XVIII y Bach Hamba en 1789; desde entonces mantiene este nombre a pesar de que durante mucho tiempo funcionó aquí una orden de monjas franciscanas y una escuela bajo el protectorado francés.

Tiene la estructura clásica de las casas tunecinas: un gran patio sobre el que se abren cuatro salas; pero a diferencia de la arquitectura clásica en la cual las puertas principales estaban enfrentadas, las de Dar Bach Hamba dan al norte y al este. Los techos tenían vivos decorados de estilo italiano que actualmente han sido restaurados, quitándoles las capas de pintura azul. Una de las dependencias funciona como capilla desde 1932.

Aquí funciona la Fundación Orestiadi y se puede ver una exposición permanente de trajes, terracotas y otros elementos del Mediterráneo; se basa en el modelo del Museo delle Trame Mediterranee, con sede en Gibellina, Sicilia, destacando los puntos comunes entre las diferentes culturas del Mediterráneo.

Por ejemplo, la Fundación presentó en el Museo de El Bardo una colección de 42 objetos arqueológicos encontrados en Sicilia que abren una nueva perspectiva de la relación entre Sicilia y Túnez, a partir de los primeros artesanos africanos que cruzaron el Mediterráneo para trabajar en los mosaicos de las villas romanas, y también del comercio de cereales ya que Sicilia era un paso obligado en la ruta marítima desde África.

Actualmente, la Fundación Oriestiadi promueve desde el palacio Dar Bach Hamba actividades culturales y científicas y también una intensa actividad de integración, ya que los habitantes de la Medina la ven como una continuidad de la obra franciscana. El Museo se encuentra en el 9 de la calle Bach Hamba, en la Medina de Tunis, y está abierto todos los días del año.

Foto: vía Facebook

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Ciudad de Túnez



Deja tu comentario