Eden Palm, «economuseo» de palmeras en Tozeur

Tozeur

En el año 1600, algunos brotes de palmeras de Argelia aparecieron en el sur de Túnez; fueron los primeros ejemplares de la variedad de palmera datilera llamada Deglet Nour que actualmente es uno de los productos más famosos del mundo.

En Tozeur, el palmeral tiene más de 400.000 ejemplares a lo largo de 1000 ha. que reciben agua de 200 fuentes subterráneas, a través de un sistema de riego ¡ideado por Ibn Shabat inspirándose en los acueductos romanos!

Para saberlo todo acerca de esta historia, lo mejor es visitar Eden Palm, un jardín de palmeras, museo y talleres en Tozeur que abarca 1.5 hectáreas y nos permite descubrir el auténtico universo de la palmera datilera: su historia, su geografía, su economía, y toda la cultura que se desarrolla a su alrededor, como los talleres de artesanos que producen distintas obras a partir de la hoja y la madera de la palma.

Este verdadero museo a cielo abierto nos invita a conocer la historia seis veces milenaria del palmeral, a través de cuatro salas de exposición con cuadros, fotografías y dibujos y la vida de los khammassi, los propietarios de parcelas en el oasis, así como la cultura agrícola y otros cultivos, y el palmeral como una fuente de inspiración para escritores, poetas, pintores y arquitectos.

Eden Palm se encuentra en el corazón del oasis de Tozeur, a un kilómetro de la ciudad, y fue inaugurado en el año 2010 ; sus creadores provienen de familias de cultivadores de palmeras datileras (phéniciculteurs) y está basado en un nuevo concepto: el economuseo, inaugurado por el Musée de l´Abeille en Quebec: una combinación entre museo y taller de producción, donde el público se familiariza con un producto y los oficios tradicionales relacionados, en el marco de una cultura determinada. Además, se pueden comprar todos los productos, desde artesanías hasta alimentos. Es el primero y hasta único economuseo de Túnez.

Hay visitas guiadas en varios idiomas; el recorrido comienza por las salas de exposición para continuar dentro del palmeral, por un sendero especialmente diseñado que permite el descubrimiento interactivo de las actividades relacionadas con el cultivo de la palma. Incluye participación en los talleres, experimentación de las distintas técnicas y contacto con los artesanos, para culminar con la degustación de una selección de dátiles y productos derivados, como confituras, palmitos, jugo o vinagre.

Los visitantes no querrán dejar Eden Palm sin pasar por su café terraza, donde podrán disfrutar de los distintos productos y dulces en un entorno encantador: 600m2 con anfiteatro, espacios para relajación y animación nocturna. Si algo les resulta familiar, es porque el escritor Arthur Rimbaud tampoco pudo escapar al embrujo de los dátiles Deglet Nour: «…estos dátiles que parecen dedos de luz, de un sabor tan exquisito que los antiguos creían encontrar en ellos al fabuloso loto, delicioso al punto de hacer olvidar la patria…»

Foto: vía Wiki

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Tozeur



Deja tu comentario