Dar Essid, una mansión señorial en Susa

Museo Dar Essid

Susa es una de las ciudades más hermosas de Túnez; con su gran puerto a lo largo de la costa, actualmente se ha convertido en uno de los principales centros turísticos de la región; de hecho, es llamada “la perla del Sahel”. Entre las muchas cosas para ver y hacer en esta ciudad, hay tres sitios que no deben dejar de visitar: el Ribat, el Museo Arqueológico y de Mosaicos Romanos, y la Mansión Dar Essid.

El Ribat es un lugar de culto que data del siglo VIII; el museo de la Kasbah, con su espectacular colección de mosaicos púnicos y romanos, luce algunas piezas impactantes como el trono del Dios del Mar con la Medusa y los pescadores. Por su parte, Dar Essid fue la casa de una familia numerosa y acomodada y hoy la vamos a recorrer.

La casa se encuentra en un entorno maravilloso: fuera de la zona turística de Susa, entre los zocos y los estrechos callejones y niños jugando en las calles, la casa palacio nos recibe con su robusta puerta que da a un patio decorado con azulejos ; el visitante recibe un folleto que le permite orientarse y disfrutar de la casa a su gusto. Cada habitación está ricamente amueblada, y hay una gran cantidad de objetos y fotografías que nos permiten echar un vistazo al estilo de vida de una rica familia del siglo XIX.

El punto culminante de la excursión es la terraza, donde hay una cafetería y una torre de 65 metros de altura, desde cuya cima se obtienen las mejores vistas de la ciudad. Esta torre fue construida para anunciar el comienzo de Ramadán.

La Mansión Dar Essid es un museo privado; fue la residencia oficial de la familia, es decir el dueño de casa y sus tres esposas, cada una de las cuales tenía sus propias habitaciones, muy próximas.   Por ejemplo la primera esposa tenía una sala, baño de mármol y dormitorio con una cama para los niños pequeños y otra para ella, con doseles y cortinas.

Entre los objetos más llamativos hay una lámpara romana con una figurilla erótica sobre la cama del señor de la casa; según la leyenda, la lámpara debía permanecer encendida mientras hacía el amor con su esposa ¡pero la acción finalizaba al apagarse la lámpara! Se cree que esta lámpara se utilizó hasta 1938.  También hay manuscritos árabes, un contrato matrimonial de siete siglos de antigüedad y dos pinturas caligráficas del Corán realizadas con oro de 18 kilates.

La casa se encuentra en el 65 Rue du rempart nord, junto a la muralla, al norte de la estación de autobuses, se encuentra abierto de 10 a 19h en verano y de 10 a 18h en invierno y la entrada es de pago.

Foto: Moumou1988

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Susa



Deja tu comentario