La sorprendente Biblioteca Diocesana de Túnez

Catedral de Tunis

La medina de Túnez es una de las más antiguas, hermosas y mejor conservadas del mundo; de hecho, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979. Con sus zocos, callejuelas y pasadizos, está construida sobre una colina que desciende hasta la laguna del Behira.

Son en total alrededor de 700 monumentos, entre palacios, mezquitas, mausoleos y madrasas, y tres veces milenaria, muestra con orgullo el paso de distintas civilizaciones y culturas.

Actualmente es uno de los destinos turísticos más elegidos del Mediterráneo, pero guarda muchos enigmas históricos que desvelan a viajeros, investigadores, exploradores y curiosos en general. A pesar de ser actualmente un país donde predomina el islamismo, tiene una fuerte impronta de las tres religiones; de hecho, se supone que las ciudades del llamado Triángulo de Oro estudió quien sería San Agustín.

Recorriendo la Medina se puede llegar a la Plaza de los Guardicioneros, donde se encuentra el mausoleo de Abd Allah; sin embargo, este hombre santo musulmán en realidad había nacido en Palma de Mallorca a mediados del siglo XIV y se llamó Anselm Turmeda. Fue un escritor y sacerdote que estudió en las universidades de Lleida, París y Bolonia.

Viajó a Túnez en 1387, se convirtió al islamismo y se casó con la hija de un noble.  Pasó a la historia por su brillante obra literaria y escribió un libro rarísimo y único, llamado La Trufa, donde describe la economía tunecina de la época.  Mientras estaba en Túnez fue condenado por la Inquisición española, pero el Papa Alfonso V le extendió un salvoconducto. Es lo último que se sabe de la vida de Abd Allah, quien murió en 1423.

Para saberlo todo acerca de este hombre extraordinario, lo mejor es visitar la Biblioteca de Religiones Comparadas de la Diócesis de Túnez, en el corazón de la Medina. Alberga un impactante patrimonio cultural compuesto por libros antiguos, mapas y archivos, como por ejemplo los sorprendentes mapas misionales que relatan una historia del mundo escrita por los intrépidos misioneros que se lanzaban a lo desconocido para redimir, y fueron los primeros arqueólogos, como el Cardenal Lavigerie y los Padres Blancos de Túnez que iniciaron las exploraciones en Cartago.

La Biblioteca Diocesana se halla en el número 9 de la calle Sidi Saber y está abierta a investigadores; cuenta con alrededor de 30.000 documentos, está informatizada y mantiene contacto con veinte revistas especializadas. Se puede visitar de lunes a viernes de 9 a 15 horas y los sábados de 9 a 12 horas.

Foto: Vía WorldAtlasPedia

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Ciudad de Túnez



Deja tu comentario