Sabria, ecoturismo y evasión en Túnez

Sabria

Sabria es una pequeña joya en medio del desierto; con su oasis ubicado al sur del Chott El Jerid, entre El-Faouar y Douz, sus habitantes, una antigua tribu nómada, se hizo sedentaria sólo después de la independencia de Túnez. Envuelto en inmensas dunas, el pueblo parece enterrado en la arena.

Sorprende al visitante una antigua fortaleza: se encuentra a 2 Km. del pueblo, y fue utilizada por el ejército francés. Actualmente es una posada rural, con restaurante, cafetería, duchas y recambio de camellos, un verdadero paraíso para los entusiastas de las caminatas por el desierto que aquí encuentran un lugar donde refrescarse y descansar. Detrás de la fortaleza hay auténticas tiendas nómadas en las que quizás puedan alojarse a cambio de una suma módica.

De hecho Sabria es un mundo aparte; la única forma de llegar y salir de aquí, es en camellos o en los vehículos turísticos de doble tracción si es que tienen un espacio libre. A esta forma de viajar se le llama “enganche” y es una de las más utilizadas por los ecoturistas y senderistas.

Volviendo a Sabria, este relativo aislamiento ha permitido a sus habitantes mantener las costumbres ancestrales, como la danza del cabello, una danza ritual matrimonial que se combina con tambores.

Si la idea es quedarse, pueden buscar alojamiento en Al Faouar, a 3 Km. de Sabria, o en Zaafrane, a 20 km. En Al Faouar encontrarán un hotel con piscina e instalaciones para esquí de arena, y también tiendas de campaña bereberes que son mucho más económicas. Para comer una de las pocas opciones es el hotel, pero también pueden llegar hasta Douz, a 20 Km., que tiene una buena selección de restaurantes.

Si eligen Zaafrane, les interesará saber que es sólo parecida a otras ciudades de Túnez, con sus casas sencillas y cuadradas y algunos cafés a lo largo de la calle principal. Hacia el sur se encuentran las dunas y las palmeras. Pero la diferencia en Zaafrane es el color de la arena, casi blanco la mayor parte del día, que combinado con el fresco verde de las palmeras ofrece una imagen poco común en el Sahara. Si llegan en la época de la cosecha del dátil, podrán ver las palmeras cubiertas con fundas amarillas que los agricultores colocan para protegerlas de una improbable lluvia. En Zaafrane hay un hotel y restaurante, pero se permite acampar en el parque del hotel. Desde aquí también pueden realizar otras excursiones al desierto.

Foto: DickVS

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Pueblos de Tunez



Deja tu comentario