Secretos arqueológicos de Nefza

Nefza

Nefza es una ciudad perteneciente a la gobernación de Beja, en el norte tunecino; con sus poco más de seis mil habitantes, es atravesada por un profundo valle en medio de la ciudad. Esto no fue obstáculo para que se desarrollara y hoy en día se muestra como una ciudad coqueta, su calle principal bordeada de casas de modernas fachadas, con nidos de cigüeñas en los tejados rojos y bellas esculturas en el centro de la ciudad.
También se han construido nuevos hoteles y por su proximidad con el bosque de Nefzaoua es muy visitada por cazadores que llegan inclusive desde Sfax.

Justo en la entrada de Nefza, pasando bajo los elegantes arcos del viaducto del ferrocarril, encontramos el primer tesoro arqueológico: unas tumbas bereberes excavadas en la roca, aquí donde se está construyendo una impactante represa, Sidi Barrak, que formará un lago de retención de 4000 hectáreas y más de 200 millones de metros cúbicos de agua, para el riego de alrededor de 2000 hectáreas. Al este del lago, la zona es muy hermosa, arbolada y poco poblada.

Los entusiastas de la vida marina se sentirán a gusto : Cabo Negro, con sus playas desoladas y sus remolinos de coral que en el otoño son el hogar de aves y peces; después de las primeras lluvias aparecen discretamente deliciosas setas que sólo los especialistas saben descubrir.

Al este de la represa se encuentran las colinas de Mogods, y nos separa de las montañas Kroumirie un río que aquí, en su desembocadura, se conoce como Oued Zouara. Aquí hay varios sitios históricos, como Makta El Hadid, El Bibèn o Ragoubèt El Kralled, pinturas rupestres y sitios prehistóricos desconocidos ya que las arenas y la vegetación muchas veces los ocultan pero son un desafío para turistas exploradores.

Volviendo a la desembocadura del Oued Zouara, aquí se forma la hermosa playa de Berkoukech, de gran belleza natural, con pequeñas dunas ondulantes a orillas del mar que se convierten en grandes dunas arboladas hacia el interior en las que se han plantado diversas especies, como pinos piñoneros y alcornoques.

El interior es igualmente interesante. Historiadores y arqueólogos han descubierto aquí impactantes riquezas prehistóricas, en especial en la entrada de Ouchtata, en la cuenca del Melah Oued y sus pequeños afluentes, como por ejemplo grandes depósitos de hojas de sílex. Otro yacimiento importante son las seis dunas fósiles que se encuentran entre Roumlet Jebbara y las dunas fijas de Nefza. El turista curioso y activo seguramente realizará sorprendentes descubrimientos que capturará con su cámara fotográfica.

Foto: Academic

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Antiguas ciudades, Túnez



Comments are closed.