Sidi Jdidi y las basílicas cristianas

Sidi Jdid

La moderna ciudad de Sidi Jdidi se encuentra a diez kilómetros al oeste de Hammamet, una villa costera sobre la ribera sur de Cap Bon, en el golfo del mismo nombre y a sólo 63 Km de Tunis la capital. El crecimiento de Hammamet y su vecina Nabeul ha dado lugar a una verdadera conurbación de 25 Km. de extensión, en uno de los lugares más conocidos del mundo por su historia milenaria y por todas las culturas que alguna vez habitaron el Mediterráneo.

Hammamet es custodiada por la montaña Sidi Maâmmar, y su estratégica ubicación le permitía contemplar todo el mundo marítimo antiguo. Es uno de los lugares con mayor riqueza arqueológica de Túnez, pues es una de sus regiones pobladas desde tiempos más antiguos.

Entre Hammamet y Nabeul se encuentra Sidi Jdidi, la Aradi romana, en la que el cristianismo alcanzó un gran desarrollo; de hecho, es conocida como “la ciudad de las basílicas”. Las excavaciones arqueológicas realizadas por equipos de Francia y Túnez revelaron la existencia de dos basílicas cristianas, que formaban parte de un grupo episcopal. Luego se descubrieron más estructuras y basílicas conformando un impactante conjunto histórico que hoy vamos a conocer.

La iglesia del lado sur: fue construida hacia la mitad del siglo V y completamente reconstruida en la época bizantina. Era una iglesia votiva, un templo que guardaba un relicario; un camino de mosaicos conducía a la nave central.
Las iglesias del lado norte: eran dos iglesias paralelas a 25 metros una de la otra, constituyendo un grupo episcopal según el sistema de “catedral doble”; el espacio en el medio estaba destinado a funciones domésticas como el molino, el horno de pan y la prensa de aceite. El grupo episcopal comenzó a construirse antes que la iglesia del sur, y tenía también funciones fúnebres, como lo indican los mosaicos que cubren las tumbas.
La iglesia del oeste: se construyó para ampliar las funciones fúnebres con la colocación de un sarcófago contra el muro; sin embargo este sarcófago aislaba las dos crujías o pasos con barandillas de las naves. En la época bizantina las dos crujías estaban ocupadas por un monumento triunfal que dominaba el patio empleado como cementerio, pero aparentemente en esa etapa comenzó la decadencia del sitio ya que otra iglesia que formaba parte del grupo episcopal fue abandonada.

El sitio de Aradi es bastante modesto en comparación con sus gigantescas vecinas Neapolis y Pupput, pero permite una mejor comprensión de la historia, además de albergar uno de los conjuntos cristianos mejor conservados de Túnez.

Foto: Andrew Faeh

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Pueblos de Tunez



Deja tu comentario