La Casa de la Pajarera, rica villa romana de Cartago

Casa de la Pajarera

A comienzos del siglo XX las excavaciones en Cartago revelaron la existencia de una increíble villa romana, que fue restaurada en las décadas del 30 y 40 del siglo pasado y es uno de los lugares más bellos para visitar en la histórica ciudad.

Excepcionalmente ubicada en la ladera de una colina, su arquitectura se identificaba con el paisaje y desde sus ventanas y balcones los habitantes disfrutaban de espléndidas vistas a lo largo de las costas de Cartago y del golfo de Túnez, desde el Cabo Sidi Bou Said hasta la parte superior de la montaña Bou Kornine.

La arquitectura de la casa aprovechó al máximo el terreno disponible, de 141 metros de largo y 35 metros de ancho; pero la casa ocupaba sólo una cuarta parte, ¡con una superficie de 1200 m2!  La residencia estaba cerca de la cima de la colina, y para su construcción se creó una meseta realizando impresionantes movimientos de tierra.  Posee un largo túnel subterráneo, y estaba rodeada de senderos y calles que seguían la topografía, comunicando y conectando las distintas entradas.

El interior está dividido en dos partes. La primera se organiza en torno a un peristilo, un patio central abierto rodeado por un portal sostenido por una columnata, al que dan el ala noble, la cripta-terraza y la pared de la segunda parte de la casa. El ala noble incluía originalmente una hermosa sala y un comedor precedidos por un vestíbulo. Había también un altar dedicado a los dioses y un pasillo con una escalera daba acceso al piso superior.

Todas las habitaciones estaban pavimentadas con mosaicos diferentes; el centro del patio estaba ocupado por un jardín, mientras que el espacio entre el octógono y el cuadrado del jardín del peristilo estaba pavimentado con un mosaico policromo decorado con hermosos flores, frutas, animales y pájaros, sobre todo pavos reales. Este mosaico, que dio nombre a la villa, se conserva en el Museo de El Bardo. Dos grandes tanques en el patio permitían recoger el agua de lluvia desde las terrazas.

La segunda parte de la casa se organiza alrededor de una gran sala ceremonial, con un balcón abierto hacia el paisaje y una gran piscina, cuyo borde delantero parecía el púlpito de un teatro: cavidades alternadas, cuadradas o semicirculares, creando una serie de caídas de agua que se derramaba en otros estanques, creando una bulliciosa escena de flores, plantas acuáticas, ríos y cascadas.

Las columnas, pilares, capiteles, cornisas y pavimentos de variados mármoles y mosaicos nos hablan de una bella residencia aristocrática, en la que las áreas de recepción y la hospitalidad rivalizaban con la riqueza y la comodidad.

Foto: Wiki Commons

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Cartago



Deja tu comentario