El Museo del Patrimonio Tradicional de Kesra

Museo de Kesra

La Kesra es una villa berebere que se sostiene entre la modernidad y la tradición en el marco de un paisaje único en Túnez; estamos en la antigua Chusira, ubicada al sur de la meseta de Kesra en el valle de la Garaat, a 17 Km. al este de Maktar y más de mil metros de altitud. La fortaleza bizantina y las actuales viviendas están construidas con materiales que muestran la continuidad en la ocupación de este lugar desde la época pre-romana.

Unas inscripciones latinas descubiertas a fines del siglo XIX señalan que la ciudad existía antes de la llegada de los romanos, y que ya tenía status de ciudad en los años 70 a 71 d.C. Los hallazgos arqueológicos señalan la presencia púnica, como por ejemplo un templo dedicado a Saturno hace suponer que esta deidad tomó el lugar ocupado por Baal-Hammon.

Nuevas investigaciones realizadas durante 1990 permitieron descubrir dos inscripciones neopúnicas relativas al culto de Baal-Hammon, revelando la importancia religiosa del sitio de Kesra durante la época romana.

Para descubrir al mismo tiempo lo antiguo y lo nuevo, lo cotidiano y lo ritual, la vida de todos los días y los momentos festivos de Kesra, lo mejor es visitar el Museo del Patrimonio Tradicional de Kesra, construido al mismo nivel de la villa y cuya típica arquitectura defensiva y austera se integra al paisaje de enormes rocas y casas de piedra, extraídas de la montaña y talladas por la mano del hombre, y también recuperadas de los antiguos monumentos. De hecho, la arquitectura de la villa recuerda su historia y sus tradiciones, y este Museo fue creado para preservar y revelar el carácter de la ciudad.

El Museo fue construido según las tradiciones del lugar sobre los vestigios de la fortaleza bizantina que marca una etapa de la historia de Chusira, remontándose a la época púnica. La terraza propone una vista impactante de las verdes planicies al sur de la ciudad; llegaremos ascendiendo por una escalera decorada con jarrones de agua en delicado equilibrio.

El Museo de Kesra ha sido desde su creación una invitación a disfrutar de auténtico estilo de vida de la región: alberga un espacio de intercambio entre los visitantes y los habitantes de la ciudad, que expresan su hospitalidad y generosidad a través de la presentación, venta y degustación de sus productos culinarios y artesanales, junto con actividades culturales y conferencias.

Las colecciones están organizadas en tres grandes ejes: la mujer de Kesra y su hospitalidad a través de sus trabajos artesanales; las costumbres de Kesra a través de sus diferentes ritos, como el matrimonio, el nacimiento, la circuncisión y la muerte; y por último, una sala consagrada a la joyería y su significado.

Kesra, una ciudad pequeña en superficie pero grande en historia, es un imán para los entusiastas del turismo cultural, un turismo que valoriza el patrimonio y afirma la identidad.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Antiguas ciudades, Museos de Tunez



Deja tu comentario