Museo Dar Houidi, en Nefta, dedicado al Jerid

Museo Dar Houidi

Nefta, llamada “la perla del Jerid”, es una ciudad mística que conserva el estilo de vida tradicional; sus habitantes son cálidos y alegres a pesar de vivir en un clima árido. Ubicada a sólo 25 Km. de la próspera y turística Tozeur, fue en su momento la residencia de acaudaladas familias.

Precisamente entre éstas se encontraba la de Dar Houidi, cuya magnífica casa construida a mediados del siglo XVII, fue completamente restaurada, en el año 2001 y  transformada en el Museo que lleva su nombre y que vamos a visitar.

El Museo está dedicado a la vida de los hombres y mujeres de el Djerid. Una visita guiada nos llevará a través de sus estancias dispuestas alrededor del patio, con sus fachadas de ladrillo, caladas, la cocina equipada, el granero, la biblioteca, iremos conociendo de a poco el estilo de vida de las familias de la región.

Si la idea es quedarse, les interesará saber que parte del museo se utiliza actualmente como alojamiento, y que por las noches hay cena con espectáculo.

Estamos en la antigua Aggar Selnepte, Aggarsel Nepte o Aggar sel Nephtahh, habitada por bereberes sedentarios; era un paso obligado para las caravanas que venían del sudeste de Argelia con destino a Trípoli. Fue conquistada por los romanos y más tarde se convirtió al cristianismo, tanto que el episcopado de Bizancio designó un Episcopus Neptitanus o Neptensis.

Luego de la conquista por el Islam, Nefta devino un oasis de la enseñanza religiosa ; poco a poco se transformó en un lugar importante y fue llamada Koufa Essoghra, la “Pequeña Koufa”.  En el siglo XIII Sidi Bou Ali Essonny, un hombre santo y místico que venía de Marruecos, se instaló en Nefta para predicar la ortodoxia sunnita ; después de su muerte se levantó un mausoleo en su nombre, dedicado al “Sultán del Djerid”.

Sin embargo, aún se pueden encontrar en Nefta los vestigios de la presencia chiíta a través de los minaretes redondos, y la presencia de los ibadíes en los minaretes octogonales y en las decenas de cúpulas de los morabitos.

El Museo Dar Houidi fue inaugurado en el año 2001, y se encuentra haciendo esquina con la Medina de Nefta. Para entrar debemos atravesar una pesada puerta de madera de palmera y un corto pasillo oscuro que nos lleva hasta el patio principal lleno de sol.

Es muy fácil llegar a Nefta desde Tozeur con el transporte público que es rápido y muy económico; una vez aquí, no debemos dejar de visitar la Medina, y si tenemos tiempo, una excursión al desierto o las aldeas de Zaafrane o Elfawar.

Foto: Museo Dar Houidi

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Museos de Tunez



Deja tu comentario