Korbous y las siete fuentes termales

Termas de Korbous

La pequeña y preciosa villa costera de Korbous es famosa por sus aguas termales, ubicadas en el maravilloso entorno natural de los bosques y montañas. No se debe confundir con la antigua Julia Kriptinisas o Korba, de gran importancia estratégica, tanto que Julio César ordenó la construcción de un puerto y una carretera para unirla con Cartago, capital del África romana, pero está justo al otro lado del cabo.

Bajo la dominación musulmana, en el año 39 a.C., se construyó la muralla alrededor de la ciudad. En la época cristiana se construyó la Iglesia de San Sebastián, en el lugar en que hoy se encuentra la Zaouia de Daas Sidi.

Para saberlo todo acerca de la historia de Korbous lo mejor es visitar el sitio arqueológico de El Kodia y el morabito de Sidi Maaouya; además, el nombre de Korba aparece en los escritos de varios exploradores y viajeros antiguos como Tijani, Bakri e Idrissi.

Korbous es actualmente una ciudad moderna en la que se manifiesta la nueva arquitectura tunecina, como en la mezquita de El Kibili El Jamaa, que preserva el estilo de los hafsíes pero ha dado una nueva morfología a la ciudad: una gran avenida en un valle que se abre al mar, bordeada de casas blancas, que desemboca en una cornisa de 8 Km. de extensión sobre el golfo de Túnez. ¡Es una de las más bellas y entrañables imágenes de Cabo Bueno!

Se destaca su estación termal conocida desde la época romana, cuando su nombre era Aquae Calideae Carpitanae y era frecuentada por ricos romanos que llegaban a Cartago en barco. Esta agua son famosas por su riqueza en sodio y calcio, para tratar problemas reumáticos y del sistema nervioso. En realidad, todo el paisaje está adornado con las chimeneas que soplan vapor de agua caliente, inclusive bajo el mar.

Otro baño muy conocido es el de Arraka; los hombres se bañan en las piscinas, y las mujeres toman sus baños en la cueva oscura iluminada con velas.  Las siete fuentes de Korbous son: Arraka, El Fakroun, El Kebira, Kallasira, Khfa, Oktor y Sbya.

Ya que estamos en Korbous aprovechemos para conocer sus alrededores: a 3 Km. se encuentra la ciudad de Ayn Oktor, sobre un mar de rocas rojas, conocida por sus aguas embotelladas. Justo antes de la entrada de Korbous se encuentra el morabito de Sidi Amara, un hombre santo de Trípoli en el siglo XIX; se encuentra a 400 metros de altitud y el ascenso es un poco dificultoso pues no hay senderos demarcados, pero bien vale el esfuerzo ya que desde lo alto tendremos impresionantes panorámicas del Golfo de Túnez y Cabo Bueno.  Al final del camino de cornisa se encuentra Ain el Atrous, una fuente termal de la que brotan aguas a 50°C.

Foto: Sonya Brunt

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Pueblos de Tunez



Deja tu comentario