Meseta de Yugurta, lugar inexplorado de Túnez

Meseta de Yugurta

Escenario de una de las batallas más importantes de la historia, hace dos mil años, la meseta de Yugurta, en el centro de Túnez, alberga paisajes verdes y exuberantes, ideales para visitar en cualquier época del año.

Lleva el nombre del antiguo rey de Numibia, actual Argelia. La famosa batalla se produjo entre los años 112 a 105 a.C., en la que los númidas lucharon contra los romanos con una táctica de ataques masivos, sin embargo fueron derrotados.

Estamos en las cordilleras del Tell y el Atlas, con el pico cubierto de vegetación de Jebel Zaghouan y la ciudad de Kairouan, la más importante del centro y una de las cuatro ciudades sagradas del Islam junto con La Meca, Medina y Jerusalén.

Las ruinas romanas de esta región se encuentran entre las más impactantes, como Dougga y las ruinas de Sbeitla. Es una región de transición entre las fértiles tierras mediterráneas y el desierto del Sahara; sus habitantes han vivido básicamente de la agricultura y el pastoreo. Tiene la forma de un triángulo cuyos vértices se encuentran en el Mediterráneo, Tabarka y Gafsa.

Otros lugares para visitar en la Meseta de Yugurta son Bizerta con su puerto antiguo, lleno de barcos de colores y bordeado de cafés y restaurantes; es la ciudad más grande del norte de Túnez y aquí se puede alquilar un automóvil para hacer este recorrido, y el Lago Ichkeul, a sólo 30 Km. de la ciudad de Bizerta, declarado Patrimonio de la Humanidad y con un magnífico entorno natural, un ecosistema pantanoso habitado por distintas especies vegetales y animales, como las 200.000 aves que hacen aquí una parada en su larga rutia migratoria.

El ascenso a la Meseta de Yugurta no es difícil; por el camino de Tabarka llegamos a la pequeña aldea de Kaleta donde comenzamos a subir. A lo largo de todo el recorrido hay pasos tallados en la piedra desde hace milenios, y pistas en forma de figuras de animales también grabadas en la piedra desde tiempos inmemoriales, pues esta meseta era un lugar al que habitualmente los pastores traían sus ovejas.

Desde la cima, se despliega a la vista la llanura de Argelia. En la cima hay ruinas romanas y enormes cisternas cavadas en la piedra para atrapar el agua de lluvia; también hay un santuario musulmán del siglo XIV. La meseta tiene una superficie de 800.000 metros cuadrados y en primavera se cubre de flores silvestres de todos los colores.

Foto: Paco Urano

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Tunez



Deja tu comentario