Recorrer Túnez en tren

Lezard Rouge

Túnez es el país más pequeño de África ; de forma alargada, con sus costas sobre el Mediterráneo, su ancho medio es de sólo 240 Km. Prácticamente la mitad de su territorio está cubierta por el desierto del Sahara, al sur del gigantesco lago de sal de Chott El Jerid.

Sin embargo, el norte está surcado por varios cientos de kilómetros de vías férreas que te permitirán recorrer la región y llegar a los principales lugares turísticos en forma económica y placentera, ya sea abordando los trenes comunes o el Tren Turístico.

Los ferrocarriles de Túnez transportan anualmente más de cuarenta millones de pasajeros, de los cuales cinco millones realizan viajes de larga distancia. La red tiene 2167 Km. de extensión con 267 estaciones y tres conexiones con carreteras.

El ferrocarril es uno de los medios de transporte más antiguos de Túnez; comenzó con un servicio que unía La Goleta con La Marsa, en 1872.  La primera conexión internacional fue con Ghardimaou, en Argelia, en 1878, y otros hitos fueron los tendidos de vías hacia Sfax, Gafsa y Metlaoui en 1912, y nuevas conexiones con Argelia en 1940.

Los trenes de alta velocidad tienen coches con aire acondicionado, servicio de auxiliares de a bordo, distribución de bebidas, periódicos y revistas y micro-ordenadores portátiles. Por ejemplo realizan el trayecto entre Tunis y Gabes en poco más de siete horas de viaje y tienen conexión con autobús. Si desean viajar a la isla de Djerba, el trayecto dura poco más de 8 horas, atravesando las zonas más turísticas del país.

Si la idea es recorrer Túnez en tren, pueden acceder a la tarjeta azul que permite realizar viajes ilimitados en todos los servicios; las opciones son Segunda Clase, Primera Clase o Comfort, y tiene validez por siete, quince o veintiún días.

Párrafo aparte para el tren turístico: comenzó a circular en 1910 como tren de lujo, para el bey y altos dignatarios.  En 1924 tenía dos coches de lujo, con paredes cubiertas de terciopelo y adornadas con incrustaciones de maderas preciosas, espejos, bastidores y accesorios de cobre, decorados con fotografías de Túnez, un coche restaurante y dos coches para transporte de equipaje. Fue uno de los trenes de lujo más importantes del mundo, rivalizando con el Expreso de Oriente o el Estrella del Norte.

Cuando se dejó de usar quedó condenado a una vía muerta durante muchos años, hasta su rehabilitación en 1974: es el “Lagarto Rojo”, Lézard Rouge. Recomenzó con el recorrido entre Tunis y Tozeur con una parada en El Jem para permitir que los pasajeros visitaran el sitio arqueológico, y actualmente es un hermoso tren rojo, oro y negro, con cuatro confortables coches para un viaje con estilo.

Foto: WikiCommons

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Rutas turisticas



Deja tu comentario