Huellas romanas en la isla de Djerba

Meninx

La tranquila isla de Djerba se encuentra frente a la costa sudeste de Túnez; con su clima cálido y playas de fina arena dorada es uno de los lugares preferidos por los turistas, que llegan para disfrutar de sus paisajes y magnífico patrimonio histórico.

Aquí encontrarán muchos atractivos, como sus mezquitas rurales, los «menzel» o granjas fortificadas, la sinagoga de La Ghriba que es visitada por una multitud de peregrinos cada año, pero hoy nos dedicaremos a un aspecto poco conocido: las huellas del antiguo Imperio Romano en la isla.

Djerba probablemente ya estaba habitada antes del Neolítico, pero por su posición estratégica, fue un conocido refugio en épocas posteriores. Por ejemplo según Homero, aquí estuvo Ulises, rey de Itaca, que la llamó “la isla de los lotófagos”. En el siglo III a.C. fue ocupada por los cartagineses quienes fundaron Meninx, una ciudad al sudeste de la isla, de dos kilómetros de largo y 800 metros de ancho.

Después de la destrucción de Cartago, los romanos construyeron la calzada que une la isla con el continente: El Kantara. Djerba se transformó así en una isla rica y próspera, con los grandes puertos de Meninx y Ghizen, y fue famosa por sus manzanas que llegaban hasta Cartago, Roma, Alejandría y Constantinopla, y su tintura roja proveniente del “murex”, un vegetal de frutos rojos que permitían fabricar los “mantos púrpura de Djerba”, símbolos de dignidad reservados sólo a los emperadores y altos funcionarios.

Meninx: Las excavaciones arqueológicas revelaron un anfiteatro, un teatro, un templo y una explanada que debía ser el foro o plaza pública de la ciudad. Fue una ciudad rica, con edificios de mármol provenientes de distintos lugares del Imperio.

Haribus: se encontraba en la parte occidental de Guellala; se encontraron antiguos hornos de cerámica, pero los restos de la ciudad han desaparecido.

Bourgou: Henchir Bourgou es uno de los sitios más antiguos; fue muy importante en la era de Numidia y abarcaba varias hectáreas. Se han encontrado antiguas cerámicas esmaltadas en negro, típicas del siglo IV a. C., yesos pintados, molduras, mosaicos y cerámicas importadas que hablan de una vida próspera, pero ningún rastro de la ciudad.

Otras: Ghizen, puerto númida en la costa norte; Henchir Ghoula, en el sudeste de la isla, cerca de la aldea de Sedouikech. Aquí se encontraron columnas de mármol y esculturas. Tiiaz: antigua ciudad llamada Tifacha; Marmech en la colina al este de la aldea Ajim, y Gharden localizada al sudeste de la isla cerca del pueblo de Beni Maaghel.

Foto: Academic

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Djerba



Comments are closed.