Recorrido por la Isla de Djerba

Guellala

La Isla de Djerba, ubicada en el golfo de Gabes, se recorre fácilmente ya que es surcada por 116 Km. de carreteras y caminos; pero apenas dejamos atrás Houmt Souk, la capital, nos encontraremos con un paisaje que poco se asemeja a una propuesta turística.  Familias hospitalarias, tranquilidad y equilibrio en un estilo de vida que conserva las antiguas tradiciones.  Las aldeas tienen una estructura sencilla: casas bajas, el edificio de correos y la mezquita, algunas tiendas y el infaltable café con mesitas en la vereda.

Saliendo de Houmt Souk en dirección al aeropuerto de Mellita, veremos la Gran Mezquita de Mellita, llamada Jemaa el Kébir, construida en el siglo X; en medio del patio tiene un impluvium, el dispositivo que servía para recoger agua de lluvia y delata su origen romano.  Llama la atención su minarete, de formas angulares, macizo, que culmina en un cono de ladrillo.  La aldea está a 2 Km. de la mezquita y su nombre es de origen púnico.  El aeropuerto se destaca por sus cúpulas blancas.

Seguimos en dirección a Ajim, el principal puerto de la isla.  En nuestro camino veremos el Faro de Jellij, a 2 Km. del Aeropuerto, con su impluvium y palmeras ya que se trata de un antiguo  borj del siglo XVIII.  El paisaje marítimo en este tramo es de salvaje belleza, con sus costas rocosas, aguas color turquesa y el palmeral más denso de la isla.

Hace aproximadamente un millón de años, Ajim formaba parte del continente, del que se separó para quedar a poco más de dos kilómetros.  El transbordador la conecta con servicios continuos a lo largo del día; aquí veremos muchas tiendas de esponjas, ya que Túnez es el principal proveedor de esponjas a Europa.

Nuestro siguiente destino es Guellala, centro alfarero de la isla y parada ineludible si desean llevar un objeto de cerámica como recuerdo.  Aquí se especializan en vasijas y alcarrazas, que se utilizan en los hogares y para la pesca.  Los talleres de cerámica son oscuros y casi enterrados, con techos de troncos de palmera para mantener un ambiente fresco.  Aquí visitaremos también el Museo Guellala, que funciona en una casa tradicional; son 4000m2 de exposiciones, donde podremos admirar la vida cotidiana de los habitantes de todas las regiones de Túnez a través de representaciones con maniquíes y autómatas de tamaño natural.

Saliendo de la ciudad en dirección a El Kantara, pasaremos por la antigua Meninx, la ciudad fenicia; aquí había grandes almacenes, un templo y un columbarium; y un poco más adelante el Fuerte Kastil, en el extremo de la península.  Fue construido en el año 1285 por Roger de Lauria, almirante de Aragón y Sicilia, y la historia cuenta que en 1334 este fuerte fue asaltado por los habitantes de la isla y sus moradores convertidos en esclavos.  Unos kilómetros más y estaremos en Aghir, la primera de las playas turísticas de la isla.

Foto: Wiki Commons

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , , ,

Categorias: Túnez



Deja tu comentario