Dos sitios arqueológicos costeros en Túnez

Jigtis

Buenas noticias para los buscadores de sitios arqueológicos que no figuran en la mayoría de las guías turísticas: Túnez les tiene reservadas muchas sorpresas, como estos dos yacimientos que hoy les invitamos a conocer, en el marco de un paisaje encantador, ideales para combinar con otras actividades turísticas.

El Golfo de Boughrara, en la isla de Djerba, forma un verdadero mar interior, ideal para la pesca y la recreación. Antiguamente fue un punto importante en el comercio con el resto del mar Mediterráneo; precisamente aquí se encuentra el yacimiento arqueológico de Jigtis.

Consiste en unos grandes almacenes navales; en la antigüedad este sitio estaba realmente cerca de la costa, pero las instalaciones portuarias que vemos ahora quedan bastante alejadas del mar. Al norte y noroeste de la ciudad antigua se encontraba la necrópolis, y las excavaciones arqueológicas han revelado la presencia de tumbas púnicas. Jigtis fue también un importante cruce de rutas comerciales, uniendo la costa norte con las profundidades del desierto.

La ciudad llegó a tener una gran extensión, templos sagrados y edificios civiles. De hecho, según los investigadores, fue una ciudad muy próspera, con un desarrollo que comenzó en el siglo I y se extendió hasta el siglo IV. Actualmente se han puesto de relieve distintos espacios, como el Capitolio, el Mercado, barrios y templos.  Este lugar se puede visitar; permanece cerrado los viernes, y encontrarán una tienda de recuerdos, cafetería y aseos.

Sidi Khalifa: ubicada en la costa del Golfo de Hammamet, Sebkha Sidi Khalifa es una aldea rural en torno a la tumba de Sidi Khalifa. Los primeros pobladores se asentaron en este lugar en el siglo XVIII, y a mediados de la década del 80 del siglo pasado se llevó a cabo una novedosa experiencia: la construcción de viviendas utilizando las antiguas técnicas arquitectónicas y materiales de construcción locales… ¡igual que en la antigüedad!

El sitio está junto a la antigua ciudad de Pheradi Majus; según los hallazgos arqueológicos, fue construida entre los siglos II y III. Es particularmente vistoso el arco de triunfo, que se encuentra entero, y daba acceso al foro rodeado de tiendas en cuyo centro se encontraba una fuente de mármol; también el capitolio y los baños.

En la cima de una colina boscosa se encontraron las paredes de un templo dedicado a Venus y transformado en una fortaleza durante el período bizantino; las vistas son magníficas, tanto del mar como las estribaciones de la cordillera. El lugar se puede visitar pero permanece cerrado los domingos. Cuenta con comodidades como cafetería y aseos y una tienda de recuerdos.

Foto: Patrimonio de Túnez

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Antiguas ciudades



Deja tu comentario