Artesanías tunecinas: vidrio soplado y cerámica

Ceramica Guellala

El arte popular de Túnez se basa en la destreza manual y la inteligencia creativa para mezclar texturas y colores, en una tradición que se ha ido enriqueciendo a lo largo de los siglos, impregnada de valores culturales para producir elementos útiles o decorativos pero siempre con una fuerte presencia en la vida cotidiana.

Actualmente algunos materiales y técnicas se han modernizado para permitir a los creativos y artesanos, mantener el lugar que tenían en la producción de elementos de diseño, decoración, vestimenta, muebles y accesorios.

Los productos artesanales pueden ser adquiridos en los zocos de todas las ciudades y pueblos de Túnez, mundialmente conocidos por su ambiente y animación, en un nuevo camino que combina tradición y modernidad.

Dentro de la producción artesanal de Túnez los productos de vidrio y cerámica ocupan un lugar especial.  El vidrio es una antigua práctica firmemente arraigada en la historia cultural de Túnez; los cartagineses heredaron esta práctica de sus antepasados, los fenicios, y los principales lugares donde se desarrolló fue en Cartago y Kerkoune.

Después de la caída del Imperio Romano, Túnez continuó produciendo vidrio de la manera tradicional, soplado al aire o en un molde. Con la influencia musulmana medieval, la artesanía del vidrio incorporó delicados moldeados, oro y esmalte. Los aglabíes, fatimíes y ziríes rivalizaban en el esplendor de sus trabajos en vidrio, con prácticas artesanales que se iniciaron en el siglo XI y continuaron hasta el siglo XIV. Actualmente se han retomado las técnicas artesanales combinadas con prácticas modernas para crear delicados y preciosos artículos decorativos y utilitarios.

El arte de la alfarería es milenario en Túnez, que tiene dos tipos de producción: la alfarería, fabricada por los varones, y la rural, básicamente utilitaria y realizada por mujeres. El modelado, cocción y decoración se siguen haciendo en base a las técnicas primitivas, con motivos lineales, puntos, dientes de sierra, cruces o diamantes que recuerdan los tatuajes y tejidos rurales.

Parece que el arte de la alfarería nació en Djerba, perfeccionando el arte del antiguo Egipto, Fenicia, Grecia y Roma. La alfarería de Djerba, porosa y esmaltada, llamada Guellala, se difundió por todo el litoral en lugares como Túnez, Nabeul o Moknine. En Nabeul tomó colores amarillo, marrón o verde utilizando una técnica que es conocida por el nombre de esta ciudad.

La cerámica fatimí y zirí representa figuras humanas y animales y se extendió al Magreb, Andalucía y Sicilia. Desde el siglo XVII se vio influenciada por Turquía, generando una cerámica policroma con reminiscencias del imperio otomano. Actualmente hay un renacimiento de la cerámica en Túnez, pero con un sentido más artístico que utilitario.

Foto: Vía Panoramio

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Túnez



Comentarios (1)

  1. hermosa ciudad sin duda, siendo los paises mas antiguos del mundo merecen todo el respeto y admiracion.

Deja tu comentario