Zaghouan, el Templo de las Aguas

zaghouan

A poco más de 57 kilómetros de la capital de Túnez, está Zaghouan, rodeado de montañas y orgulloso de su Templo de las Aguas. Las montañas de exuberante vegetación son las que dominan el sur del país, en su punto más alto llegan a los 1300 metros de altura y guardan un conjunto de yacimientos romanos de gran importancia.

Uno de los yacimientos con mayor valor histórico del país por su antigüedad y belleza, es el acueducto que data de la época de Adriano, tiene una longitud de 123 kilómetros que lo unen al Templo del Agua en Cartago.

Es muy atractivo llegar en automóvil porque da la sensación de que los arcos del acueducto desaparecen bajo la tierra o se elevan varios metros del piso durante algunos kilómetros. Si se dirige en sentido contrario a la ciudad de Zaghouan encontrará el camino que llega hasta la agreste Oudna, donde se asentaron las colonias romanas más antiguas de la zona. Desde el año 1993 se excavan las ruinas de este lugar, antiguamente Uthina, y son muchos los objetos y estructuras que se encuentran con cada tarea.

Las construcciones más destacables son el anfiteatro, que es el primer monumento que se ve si se llega desde Zaghouan, que tiene la increíble capacidad para 15000 espectadores; las termas públicas; las más de diez casas particulares, de las que se destacan la conocida como de los Laberii por un mosaico que representa al joven Dionisios ofreciéndole viña a Icaros.  Tiene más de 30 habitaciones decoradas con mosaicos muy hermosos que en la actualidad se encuentran en el museo de El Bardo; otra casa es la de la Industrius, que también posee una abundante decoración; las cisternas y el capitolio.

Si atraviesa la ciudad por las montañas llegará al Templo del Agua, es un ninfeo que está encajado en la montaña y tiene en su parte superior un hemiciclo que alberga 12 nichos con estatuas de ninfas. En el centro, distinto a los demás, está el nicho número trece, que es el más importante porque está ocupado por la ninfa protectora y su templo. En la terraza, antiguamente protegida por un pórtico doble, está el recipiente que separa las aguas, desde aquí el paisaje que es hermoso y en día claro se puede ver el Mar Mediterráneo.

Para disfrutar mejor de este lugar debajo del yacimiento hay mesas donde se puede tomar algo y admirar el paisaje que parece un escenario de teatro.

Foto: Wiki Commons

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Pueblos de Tunez



Deja tu comentario