Metameur y la experiencia del desierto

metameur

A 64 kilómetros de Medenine está Metameur,  cuyo principal atractivo son las cuevas trogloditas convertidas en hoteles, una experiencia incomparable. En esta pequeña ciudad las costumbres ancestrales todavía se respetan, por lo que encontrará que la gente se divide en 2 familias, los Temara, descendientes del Santo Patrono local Sidi Ahmad y los Harraza que son los descendientes de los fieles al santo. Con un poco de tiempo en el lugar rápidamente notará las diferencias de clase.

El recorrido desde Medenine hasta Metameur nos regalará increíbles vistas de las ghorfas, los antiguos graneros colectivos que caracterizan la región; muchos de estos están convertidos en hoteles.  Cuando llegue a uno de éstos o de los que están en las cuevas, lo más probable es que no se sienta como en cualquier otro hotel e incluso la primer impresión puede no gustarle, pero no puede irse de Metameur sin haber pasado por lo menos una noche. Lo que tendrá que saber es que estos hoteles no tiene mobiliario, si tienen mesas, sillas y camas pero forman parte de la estructura de las paredes, como saliendo de ellas.

Un lugar para visitar es la Mezquita de Sidi Ahmed Ben Adjel, que es donde está enterrado el Santo Patrono. La forma del domo, color verde claro, es mucho más circular que la de la mayoría de las Mezquitas de Túnez u otros países musulmanes. La explicación más aceptada es que tiene esta forma a manera de simbolizar la fertilidad de la religión pre-islámica.

La Mezquita es utilizada por los habitantes de la ciudad los días viernes, ellos se encuentran en la Mezquita para rendir homenaje a Sidi Ahmed Ben Adjel y orar en su presencia por lo que les recomendamos muy especialmente no ir ese día, una manera de demostrar respeto por la intimidad de los creyentes.

El recorrido entre Medenine y Metameur se puede hacer por el desierto, aunque solamente será posible en un vehículo de doble tracción, y nos permitirá conocer la inigualable aunque exigente experiencia de la vida en el desierto.

Comer en mesas de madera bajo un toldo, tiendas de campaña para seis a ocho personas al mejor estilo beduino, con el piso de arena fina del desierto; la sensación de estar en un lugar remoto, escuchar las canciones de los bereberes alrededor del fuego, el impresionante panorama del atardecer en el desierto, el verdadero silencio más allá del campamento, tenderse en la arena y disfrutar del cielo estrellado…

Foto: vía Panoramio

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Medenine



Deja tu comentario