El puerto de La Goleta, encanto tradicional

Puerto de La Goleta

El Puerto y villa de La Goleta, a 15 Km. de la ciudad, es una zona tradicional en los alrededores de la ciudad de Túnez, una pequeña y encantadora localidad que es muy visitada por los habitantes de la ciudad, especialmente en verano, para pasear y disfrutar del plato tradicional de pescado, que es una lubina fresca acompañada con tomates y patatas fritas; por la noche, en cambio, se transforma en una zona animada llena de tabernas y vendedores ambulantes.

Aquí se celebra el Festival de la Karaka, en el mes de julio, donde se recrea la Goleta mítica de mediados del siglo XX, en la fortaleza La Carraca, construida por los españoles.

La Goleta sorprende con su aspecto portuario e industrial donde parece que no hay mucho para visitar; sin embargo de a poco nos irá mostrando sus secretos. Para empezar, veremos la plaza central con una estatua ecuestre del «Combatiente supremo», trasladada desde la Plaza Afrique de Túnez; detrás de este monumento veremos la puerta de la antigua muralla, del siglo XVI, y la alcazaba de la misma época que fue una antigua fortaleza española y que luego sirvió mucho tiempo como prisión.

La avenida principal se llama Franklin Roosevelt, la única en el mundo árabe dedicada a los restaurantes donde encontraremos más de cuarenta establecimientos de cocina tunecina tradicional y especialmente de pescados; nos lleva a través de distintos barrios; ascenderemos a la colina de Birsa, dominada por la monumental Catedral de San Luis, con sus paredes de color ocre.

El nombre de la villa proviene de una expresión árabe que alude a la entrada al puerto, un canal de 28 metros de largo entre el mar abierto y el lago de Túnez. Estratégicamente ubicada, La Goleta tuvo un papel protagónico en distintos acontecimientos de la historia; el puerto ofrecía un enorme atractivo para inmigrantes de Malta y Sicilia que llegaron aquí desde mediados del siglo XVIII y que inclusive crearon un barrio que se llamó Pequeña Sicilia otorgándole una fisonomía característica a la ciudad.

Dotaron a la villa de bancos, periódicos e instituciones culturales inaugurando una pacífica convivencia entre tunecinos e italianos que se reflejó en la película «Un verano en La Goulette» de Férid Boughedir.

Volviendo al tema gastronómico, aquí se celebra anualmente una Fiesta del pescado junto con un Festival de ofertas del Mediterráneo, que es muy popular entre los tunecinos para saborear preparaciones de pescado y participar masivamente en este evento.

No dejemos la villa sin visitar su playa de 2,5 Km. de largo y un paseo marítimo muy apreciado por su belleza; es considerada la playa más cercana a la capital y recibe cada verano cerca de trescientos mil visitantes.

Foto: Wiki Commons

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Túnez



Deja tu comentario