Recorrido oasis de montaña en Tunez

Mides

Los tres oasis de Túnez son pequeños milagros de la naturaleza al norte del Chott el Jerid.   Estuvieron habitados, pero fueron abandonados tras unas torrenciales lluvias en la década del 60 del siglo pasado, y actualmente son pueblos fantasma transformados en verdaderas atracciones turísticas.

Son: Chebika, Mides y las gargantas de Selja. Entre estos oasis encontramos el pueblo de Tamerza, cercano al oasis Tozeur y su gigantesco palmeral.   Los oasis de montaña están custodiados por el yebel de Negueb, esa impresionante formación granítica que atraviesa el desierto y llega hasta la frontera con Argelia. Estos pueblos vivían igual que hace dos mil años, y la única forma de llegar era a lomo de burro; en la actualidad hay una red de carreteras que nos permitirá pasar la noche en Tamerza para iniciar bien temprano nuestro recorrido.

Nuestro primer destino son las Gargantas de Selja; saldremos de Tozeur y veremos en el camino el oasis de El Hamma del Yerid con sus aguas termales. Los caminantes experimentados podrán subir a pie, siguiendo las vías del ferrocarril; quienes deseen algo menos arriesgado, pueden tomar el tren turístico que parte de la estación de Metlaoui, llamado “Lézard Rouge”.

Este tren realiza un recorrido de aproximadamente dos horas de duración y hace dos o tres paradas a lo largo del cañón; viajar en él será un verdadero lujo que nos transportará a tiempos pasados, pues era utilizado por el bey de Túnez y se encuentra cuidadosamente restaurado. La vista es estremecedora; el tren atraviesa cañones de hasta dos metros de altura en cuyo fondo corre un misterioso arroyo de aguas negras, que servía antiguamente para evacuar los residuos de las minas de fosfatos.

Se podrán ver también dos pueblos mineros, Moulares y Redeyef; a sólo cinco kilómetros se encuentra nuestro segundo lugar de destino, Mides, oculto tras un palmeral.  La carretera nos lleva justo hasta el pueblo, construido en un promontorio sobre las gargantas y que es atravesado por una callejuela estrecha, bordeado de casas de piedra de dos pisos, con el granero en la parte superior; sus tejados son de troncos de palmera que se cubrían con una capa de yeso molido impermeable, pero que no pudo soportar las lluvias torrenciales que se llevaron todo. Al final de esta calle tendremos una vista increíble de las gargantas; al frente, la frontera con Argelia. A 300 m. al lado del palmeral, un mirador natural con otras vistas igualmente impresionantes.

Foto: Wiki Commons

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Tunez



Comments are closed.