Chebika, un oasis de montaña

Chebika

Chebika, uno de los tres oasis de montaña de Túnez, es el lugar ideal para los apasionados de los vehículos todoterreno. Los otros dos son las Gargantas de Selja y Mides; en realidad, hasta hace poco tiempo todavía los pueblos de los oasis de montaña vivían al mismo ritmo que hace dos mil años y en 1969 tras unas torrenciales tormentas, fueron abandonados. Quedaron como pueblos fantasmas hoy en día sólo visitados por el turismo mediante una red de carreteras que permite recorrer los tres en un solo día, partiendo de Túzar.

Estamos en la región central de Túnez; la capital está a 150 Km. de aquí, mientras que a 15 Km. se encuentra Kairouan. En Chebika no hay casi ninguna comodidad, y sin embargo, muchas mañanas se encuentran allí hasta cincuenta vehículos todoterreno. El poblado es muy pequeño y esta construido sobre un estrecho promontorio.

Nuestro recorrido por Chebika puede comenzar por la zona de tiendas y bares; las calles son escalonadas y encontraremos un pequeño torrente canalizado que nos lleva hasta el manantial.  Otros escalones permiten subir a la colina, y una vez arriba podremos disfrutar de una preciosas vistas del pueblo antiguo y más allá el desierto; abajo la nueva Chebika, construida junto a la carretera.

Si algo le resulta familiar, es porque aquí se filmó la película “El paciente inglés”. Además, en la década del 60 del siglo pasado se realizó un apasionante estudio antropológico, poco antes de que las torrenciales lluvias de 1969 arrasaran con todo.

Túzar se encuentra a 56 Km. de Chebika y el recorrido nos permitirá disfrutar a pleno del paisaje del desierto; al salir del oasis bordea el yebel, típica formación granítica de origen volcánico, en forma de varias colinas circulares superpuestas como resultado de la presión del magma desde debajo de la superficie. Luego atraviesa el Chott er Rahim, parte oriental del Chott el Gharsa, estos grandes lagos salados por debajo del nivel del mar, con una superficie terrosa y lisa, cubierta por cristales de sal y cada tanto unos charcos de agua salobre.

Vale la pena darse una vuelta por la actual Chebika; forma parte de las nuevas ciudades creadas bajo un modelo de desarrollo rural a mediados del siglo XX. Comenzó con poco más de cien familias y actualmente está habitada por unas quinientas que suman tres mil quinientos habitantes.  Es que Chebika no es solamente el oasis de montaña; aquí la villa ofrece preciosos espacios verdes, como el Jardín del Medio Ambiente, un pequeño milagro.

Foto: Wiki Commons

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Tunez



Deja tu comentario