Sfax, para disfrutar del pasado

Sfax

A unos 270 km al sur de Túnez, se encuentra Sfax; aunque es una ciudad moderna, la segunda de Túnez con sus 450.000 habitantes, y no muy llamativa a simple vista, esconde una de las medinas más hermosas del país, para nada turística como las de Susa o Hamammett.

En Sfax, con su economía basada en el prensado del aceite, lo que le da a la ciudad un especial aroma, la vida transcurre como se vivía en las medinas antiguas, un lugar para el comercio y el ocio pero en la Túnez de hoy. Aquí no va a encontrar artículos para turistas, sino gente que va a hacer las compras de todos los días. Es el mejor ejemplo para conocer cómo es la vida actual en un país donde la cultura milenaria dejó una marca imborrable.

Es atractivo ver cómo las murallas que dividen la ciudad moderna de la antigua no son sólo una división física. En la medina se reparten los comercios en una calle para cada uno: la de los herreros, la de la ropa, otra para las especias, una para los pescadores y así, de una calle a la otra, se puede pasar el día entero, parando de vez en cuando para disfrutar algo en un bar.

La entrada principal a la medina es Bad Diwan, construida en 1306, está deteriorada por los bombardeos de la II Guerra Mundial, pero todavía conserva una torre de vigilancia, El Nadhum, y no muy lejos se encuentra el Museo de Artes y Tradiciones Populares que está alojado en el Palacio Dar Jalluli.

La Gran Mezquita del siglo IX se destaca por su minarete de tres torres superpuestas y diversas decoraciones. Los zocos aquí están en un primer piso, los más destacados son el Zoco de Djama, ideal para conseguir especias y hierbas, el de los Forjadores que aún utilizan forjas antiguas, el Zoco de los Tintoreros y el de los Zapateros.

En la parte moderna no se puede dejar de visitar el Museo Arqueológico donde se exhiben mosaicos paleocristianos, manuscritos cúficos de los siglos XI y XII, lámparas de aceite desde la época púnica hasta la romana, y distintos objetos de la época romana.

Frente a Sfax están las Islas Kerkkenah, compuestas por dos islas: Gharbi y Chergui, unidas por una calzada romana. Para llegar hay que tomar un transbordador en el embarcadero. Aquí, se puede descansar y disfrutar de la vida, los pescadores y las termas romanas de Thaenae.

Foto: Wiki Commons

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Sfax



Deja tu comentario