Lagos del Sahara, agua salada y datiles dulces

Lago Chott el Jerid

El Chott el Jerid, cerca de la frontera con Argelia, es el lago salado más importante del país; su nombre en árabe se refiere al hecho de que tiene agua durante el invierno pero se seca en verano.

Rodeado del interminable desierto, alguna vez fue parte del mar Mediterráneo; se encuentra a unos 20 metros sobre el nivel del mar y la depresión en la que está ubicado, recuerda al oeste de los Estados Unidos o los salares sudamericanos.

Al sur del lago comienza el gran Erg Oriental y nos encontramos con las ciudades de Douz y Kebili; desde esta última, sale una carretera que cruza el Chott El Jerid de tal forma que dependiendo de la composición química del agua, verá una combinación de colores espectaculares que van desde el rojo al blanco, azul o verde.

Durante el invierno, parece un mar en medio del desierto, pero durante el verano el color de la tierra arcillosa y el reflejo del sol provocan espejismos. Se puede cruzar caminando o en vehículo, pero no se salga de la carretera, porque algunas veces el barro inestable se cubre de una capa de sal que parece sólida, pero no lo es.

Si cuando llega el paisaje le parece conocido o algo le resulta familiar, es porque varios capítulos de la serie Star Wars se filmaron aquí.

Después de cruzar sus 5000 kilómetros cuadrados, nos esperan los Chott de Fejej y el de Gharsa y los oasis de Bled el Djerid o país de las palmeras, que es un lugar ideal para descansar los ojos del brillo del Chott y refrescar el cuerpo con sus largos ríos de aguas verdes que fluyen por estanques y acequias a través de las abundantes palmeras que crecen en grupos.

Esta paradisíaca tierra parece contener todas las especies del mundo y se puede recorrer caminado o en bicicleta. En los oasis se cultivan toda clase de árboles frutales y hortalizas a la sombra de las palmeras que son también una especie de la que su preciado fruto, el dátil, es probablemente el producto del desierto más conocido en el mundo.

De los varios tipos de deglet (como les dicen en Túnez) el más sabroso es el Deglet Nour o “dedo de luz” por su aspecto traslúcido y forma alargada. Como este es el país de las palmeras, las utilizan también para hacer muebles y como leña, los tallos se utilizan como escobas, las palmas son buenos techos y con la savia fermentada se elabora el embriagador lagmi.

Foto: vía Panoramio

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Desierto del Sahara



Comentarios (1)

  1. maria dice:

    pongan mejor informacion!!!!!!!!!

Deja tu comentario