El Oasis de Nefta, la perla del Jerid

el Oasis de Nefta

El Jerid es toda la zona de oasis en el sur, esmeraldas olvidadas sobre la arena del desierto. Entre éstos se destaca Nefta, llamado “la perla del Jerid”, con sus miles de manantiales y aguas termales, doscientas cúpulas blancas y los minaretes de sus numerosas mezquitas. Aquí viven trescientas mil personas, frente a la meseta desnuda donde brillan el cuarzo y el silicio.

Nefta es la imperial  Neptede; segundo centro de peregrinación de Túnez, ya que posee veinticuatro mezquitas y más de cien morabitos. Pero además, nos espera con su majestuoso oasis poblado por más de cuatrocientas mil palmeras, “La Corbeille”; debe su nombre a su aspecto de cesta, pues está rodeado por paredes rocosas de las que brotan un sinfín de manantiales que van a desembocar en un espejo habitado por especies acuáticas, con el mar salado de Chott el Djerid como telón de fondo.

Sin embargo, Nefta es más pequeña y menos turística que su ilustre vecina Tozeur, a sólo 25Km y a la que se puede llegar abordando uno de los “louages” que hacen el camino entre ambas ciudades.  Fundada por Sidi Bu Alí, se puede visitar su mausoleo y la mezquita de Sidi Salem, la más antigua de la ciudad.

Nefta es también un lugar que parece detenido en el tiempo; aún conserva la el estilo de vida pueblerino, las viviendas bajas, los vecinos que toman café al sol y los niños en la calle a la hora de la salida del colegio, las mujeres aún con velo, mientras otras ciudades se esfuerzan por mostrar un aspecto más moderno a los ojos de los turistas.

A orillas del oasis se levanta un lujoso hotel: el “Caravanserail”. Ubicado a 20 minutos del aeropuerto de Tozeur, construido sobre la pared rocosa del oasis, cerca de las palmeras, inspiró uno de los álbumes del guitarrista y cantante Santana, y en sus diez años de existencia ya ha sido el alojamiento de miembros de la realeza, presidentes y personas famosas. Cuenta con el único club nocturno de la región, y servicios adicionales en sus modernas instalaciones.

Nefta es un lugar ideal para quienes desean vivir la auténtica experiencia del Sahara y la vida tunecina; se puede alquilar un vehículo de doble tracción y conocer el desierto, tomar todas las fotografías que desees y, para los más audaces, bien provistos de mantas, pasar una noche entera en el desierto.

Foto: vía Flickr

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Túnez



Deja tu comentario