Qué ver y hacer en Hammamet

viaje-a-hammamet

A tan sólo 60 kilómetros de Túnez encontramos la localidad de Hammamet, un precioso destino turístico a orillas del mar Mediterráneo.

Este lugar es famoso por sus playas, por su arquitectura y por el jazmín. Sí, el jazmín; y es que a pesar de no ser una flor autóctona, el arbusto del que surge lo trajeron los tunecinos al volver al Al-Ándalus. Como en ese momento no se permitía exportarlas, guardaron las semillas en su ropaje. Aun así, este acto de rebeldía pronto daría sus frutos. La ciudad se lleno de esta preciosa flor, decorando sus pintorescas calles y aportando un aroma inconfundible hasta el día de hoy.

Viajar a Hammamet es, sin lugar a dudas, una excelente opción de viaje. La ciudad cuenta con numerosas atracciones para el turista. Lugares llenos de historia, manjares exóticos y afrodisíacos y una gente agradable y amistosa que nos dará la bienvenida.

  • Qué ver en Hammamet

Medina

El barrio histórico o medina en Hammamet es, sin duda, una de las atracciones más demandadas por los turistas que llegan a la ciudad. Su precioso trazado originario del siglo XV hace que esté completamente rodeado de murallas adosadas, tras las que encontraremos mar y más mar. La sensación al cruzar el umbral de esta medina es la de retroceder en el tiempo, pues su esencia original ha quedado plasmada en cada uno de sus muros.

Un entramado laberíntico de calles en las cuales es totalmente recomendable perderse. Sólo de esta forma lograremos explorar a fondo esta joya del pasado, al mismo tiempo que visitamos las más curiosas tiendas y adquirimos recuerdos para meter en nuestra maleta.

Kasbah de Hammamet

En esta ciudad del Mediterráneo también encontraremos una ciudadela antigua, la Kasbah, un edificio que se creó en el siglo XII y que se reedificó en 1474 por orden de Hemida Bel Haj Fraj.

La fachada de este lugar cuenta con altas torres cuadradas que esconden en su interior espectaculares pasadizos abovedados. Pero quizá lo más interesante sea las vistas desde el exterior de la misma. Una visión espectacular sobre el mediterráneo que llenará de paz al turista.

Villa Sebastián

Es esta una elegante mansión que hoy por hoy se ha convertido en el centro cultural internacional. Villa Sebastián alberga un anfiteatro construido en sus jardines, un lugar en el que todos los años se celebra el festival internacional de la Hammamet. Contaremos desde aquí con nuevas vistas espectaculares sobre el mar.

Hammamet

Mezquitas

Evidentemente las mezquitas también serán una visita obligada. Podemos disfrutar de la visión de la Gran Mezquita, situada dentro de la Medina y originaria del siglo XV. Esta hermosa construcción está muy próxima a la Mezquita de Sidi Abd el Kador, la cual cuenta con un minarete de gran belleza. A pesar de que la segunda es un poco más pequeña, lo cierto es que cuenta con una hermosura arquitectónica realmente llamativa. Hoy por hoy es una medersa para niños de 3 a 5 años.

Yacimientos romanos

Muy cerca del centro de la ciudad de Hammamet podemos encontrar lugares como Sidi Djedidi, es un esplendido yacimiento romano con una completa y bien conservada colección de mosaicos.

  • Qué hacer

Hammamet ofrece un gran abanico de opciones para tus vacaciones. Desde comer un auténtico manjar tunecino en alguno de sus animados locales, aderezado por actuaciones de grupos locales, hasta pasear por sus preciosas playas al más puro estilo Mediterráneo.

Además, cabe destacar que cerca de Hammamet existe un parque de atracciones llamado Karthago Land. Muy próximo a la medina de Yasmine Hammamet. En este parque recorreremos la historia de Túnez de una forma lúdica y amena. Reconstrucciones de barcos, simulaciones de tiros de cañón e incluso personajes como Barbarroja aparecerán ante nosotros. El precio no es muy elevado, y los más pequeños podrán divertirse en un viaje apasionante por los secretos históricos de esta tierra.

Más información en:

Foto 1 vía: viajejet
Foto 2 vía: ndrwfgg

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Hammamet



Deja tu comentario