Arte cristiano en el Museo del Bardo

Museo del Bardo

Aunque es mundialmente famoso por su excelente colección de mosaicos romanos, lo cierto es que el Museo del Bardo de Túnez, ubicado a las afueras de la capital del país y que antaño fuera una de las residencias oficiales de los sultanes hafsidas, es mucho más que eso.

En este sentido, y estando asimismo considerado como uno de las sedes museísticas de mayor tamaño de todo el mar Mediterráneo, en él podremos encontrar vestigios de todas las culturas que pasaron por estas tierras a lo largo de la Historia. A este respecto, en sus salas nos encontraremos con arte prehistórico y protohistórico, líbico-púnico, arte clásico, arte islámico y arte cristiano.

Por lo que respecta a este último, el Museo del Bardo posee una galería entera para las obras de época cristiana del país. Aunque con pocas piezas en su haber, cabe resaltar algunas de ellas como pudieran ser por ejemplo un mosaico de tipo funerario, en el que podemos contemplar una representación esquemática de una iglesia.

La pieza, que ha sido datada en el siglo V y fue hallada en Tabarka, nos muestra un edificio compuesto por un arco sujetado por tres columnas al que se accede a través de una escalera y que da lugar a un ábside abovedado; por su parte la fachada posee un frontón triangular con tres ventanas en la parte superior, columnas en lo que sería el centro de la basílica, una nave central con el altar y techo a dos aguas. En la inscripción se puede leer “Ecclesia Mater” y “Valencia en paz”.

Del mismo modo cabe destacar otro mosaico destinado a cubrir un sarcófago en el que yacían dos esqueletos, por lo que se le ha conocido popularmente como “la tumba doble”, también fue encontrado en Tabarka y es del siglo V, así como el pavimento de un mausoleo, otro llamado “el pavimento de la capilla” y un par de pilas bautismales.

Foto Vía: Summa Gallicana

Imprimir

Categorias: Ciudad de Túnez



Deja tu comentario