¿Qué es la “henna”?

henna

Una de las curiosidades más típicas que llaman la atención del turista cuando viaja al mundo árabe y, en el caso que nos ocupa, especialmente a Túnez, es la comúnmente denominada “henna”, aunque posee varias denominaciones: alheña, arjena, jena

Se trata de un tinte vegetal de color entre rojizo y marrón oscuro (depende de la zona en la que nos encontremos), que se utiliza para dar coloración al pelo y para decorar la piel, especialmente manos y pies, utilizando para ello una técnica conocida como “mehandi”.

La henna se consigue triturando hojas secas hasta conseguir un polvo de color verde casi parduzco, a continuación se mezcla con zumo de limón y diversos aceites esenciales, añadiéndole también azúcar para lograr cierta consistencia.

Su aplicación en la piel no requiere de agujas y, por lo tanto, no penetran la epidermis, son temporales y totalmente indoloros. Al trabajarlo sobre ésta, este tipo de colorante se vuelve de un color anaranjado, aunque con el paso de las horas irá adquiriendo un tono mucho más oscuro. Su duración depende de varios factores, entre los que está la zona del cuerpo donde se decida hacerlo y, por supuesto, el tipo de piel, especialmente el grosor de la misma ya que como decimos la henna tan sólo penetra en las células muertas del estrato cutáneo.

Entre algunas de las recomendaciones que se hacen para lograr un tono más oscuro y una mayor duración del tatuaje se dice que se ha de dejar la pasta por lo menos durante 6 horas, exponerla al sol u otra fuente de calor (así se activa el tinte), humedecerla, si es necesario, y no mojar la zona en las primeras 12 horas.

Es necesario señalar que la henna nunca es de color negro; este tono tan sólo se consigue si se añade “para-fenilendiamina” cuyo uso está prohibido, al menos, en nuestro país. Además, hay que saber que puede producir ciertos tipos de alergias que pueden llegar a tardar varias semanas en manifestarse.

Foto Vía: danzabollywood

Imprimir

Categorias: Costumbres de Tunez



Deja tu comentario