Thalia y los mármoles de Yugurta

Thala

Thala es un pequeño pueblo camino a las impresionantes ruinas de Haidra, a 300 Km. de Tunis la capital, casi en la frontera con Argelia. Vale la pena desviarse un poco cuando se dirijan a la sobrecogedora Meseta de Jugurta, pues Thala o Thalia es una ciudad casi ignorada por los circuitos turísticos tradicionales pero tiene mucho para contar.

La ciudad se extiende sobre la ladera de una colina y conserva su antigua arquitectura colonial; hoy en día es una localidad marítima con buena calidad de vida, pero aquí sucedieron importantes hechos históricos. Para empezar, se cree que aquí estaba el campamento del célebre general númida Jugurtha. De hecho, estamos muy cerca de la meseta, de la cual se extraen unos excepcionales mármoles desde la más remota antigüedad.

Es la famosa piedra de Thala, proveniente de la zona montañosa del noroeste de Túnez, de color marrón claro, que con el tiempo adquiere una pátina especial, cálida y luminosa. Es una piedra caliza que varía de los tonos más claros a los más oscuros, incluyendo el rojo y el marrón.

Otros motivos por los que Thala ha entrado en la historia, es por una rebelión contra los franceses en el año 1906 que terminó con la ejecución de los rebeldes, y también porque en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, se detuvo aquí una poderosa ofensiva nazi.

Pero algunas de las razones por las cuales querrán volver a Thalia es por su medina, construida en torno a una antigua basílica cristiana de dos mil años de edad que se encuentra en la calle principal, y de cuyas vistas podrán disfrutar mientras beben el exclusivo té a la menta dulce, y por su famoso mercado de derivados de cordero y excepcionales productos agrícolas.

Si han llegado hasta la meseta de Yugurta les recomendamos caminar hasta Thalia; son algo más de dos horas a pie, pero serán recompensados con unas refrescantes abluciones en su gran fuente de mármol, tan antigua, que ya ni se sabe cuántas generaciones han llegado hasta aquí para disfrutar de su fresca agua. Cuando no había agua corriente, todo el pueblo de Thalia bebía agua de la Fuente Grande

Si la idea es quedarse, aquí encontrarán algunos hoteles sencillos pero buenos. Es el lugar más conveniente para hacer una parada en su viaje hacia Haidra, de la que se encuentra a sólo 30 Km. y a la que llegarán en taxi o autobús. Otro lugar para visitar en las cercanías son las ruinas de Cillium, en Kasserine, a 50 Km. de distancia.

Foto: Taoufik Mnasri

Imprimir

Categorias: Pueblos de Tunez



Deja tu comentario