Playas inexploradas en la Costa de Coral

Berkoukech

El norte de Túnez es una región habitada desde los tiempos más remotos, no sólo por su ubicación estratégica, sino también por la riqueza de su suelo, ya que es una de las zonas agrícolas más fértiles del país. Y además, una de las más hermosas y cautivantes.

Cerca de la frontera con Argelia se encuentra Tabarka, muy turística, escenario de uno de los festivales de música clásica más importantes del mundo. Es custodiada al sur por las Montañas Kroumirie, y su ciudad más importante es Ain Dram que fue un popular centro de vacaciones en la época colonial.

Estamos en la antigua Thabraca romana, que se conectaba por carretera con Chemtou desde donde se exportaban los famosos mármoles; frente a ella está la pequeña isla de Tabarka, donde se asentó la familia genovesa Lomellini.

Paraíso de los pescadores de corales, buceadores y fotógrafos submarinos y también de los amantes del golf, alberga un tesoro poco conocido: sus playas, como Berkoukech en Zouara  y Melloula, que hoy vamos a conocer.

Zouara era hasta hace poco tiempo sólo el nombre de un oued costero de la delegación de Nefza, quizás más conocida por sus fragantes y suculentos frutos tropicales provenientes de Ouchtata, pero los turistas que llegaban a Tabarka comenzaron a descubrirla, y también los que venían de Beja o cruzaban Sedjenane.

Actualmente la ciudad es bonita y moderna, con nidos de cigüeñas en los tejados y esculturas que adornan el centro de la ciudad. En los alrededores hay sitios para descubrir como las tumbas rupestres bereberes, y otros como Makta El Hadid, El Bibèn o Ragoubèt El Kralled.

El Oued Zouara desemboca en una hermosa playa que se extiende hacia el este : Berkoukech. El viento es casi constante; a lo largo de la costa se forman pequeñas dunas cubiertas de vegetación, y detrás de éstas, se encuentran otras más grandes, forestadas con pino piñonero, sabina, coscoja y alcornoques.

A 7 Km. de Tabarka se encuentra otra playa: Melloula, entre esta ciudad y la frontera con Argelia, llamada también Aouda Kbour. Se cree que aquí estuvo la ciudad fantasma de La Kahéna, pero nadie ha podido todavía encontrarla. Melloula, la ciudad fronteriza, extiende sus casas de tejados rojos y verdes jardines al pie de la gigantesca cresta de piedra roja que emerge de los bosques y se precipita sobre el mar color turquesa.

Las playas se abren sobre un mar tranquilo, casi un lago natural, siempre bordeado de densa vegetación. La playa es poco profunda, pero después de los arcos tallados por las rocas se precipita hasta 10 ó 20 metros de profundidad, revelando un mundo sorprendente, habitado por pequeños peces de plata, pulpos y estrellas de mar.

Foto: Adamkefi

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Tunez



Deja tu comentario