La Gran Mezquita de la ciudad de Túnez

Gran Mezquita de Tunis

La Gran Mezquita es la más grande y la segunda más importante del país después de la de Keruán, pero actualmente no queda nada de la construcción levantada por los omeyas, la famosa Jama ez Zitouna, la Mezquita del Olivo.

En el siglo II, el Emir Hassan Ibn Nôoman fundó la villa de Tunis sobre las ruinas púnicas; de aquélla época data la Gran Mezquita de la Zeituna; algunos siglos más tarde, será rodeada por los mercados y zocos, que se hicieron célebres gracias a los relatos de los grandes viajeros de la Edad Media.

En el siglo IX fue completamente reconstruida por el emir aglabí Ibrahim Ibn Ahmed y continuó siendo objeto de reformas por todos los que le sucedieron, incluidos los turcos que también la reformaron en 1637 y después también; por ejemplo el minarete es una amplia torre cuadrada de estilo hispano musulmán de cuarenta y cuatro metros de altura que fue construida en 1834.

Es que en sus orígenes, Ez Zitouna no era solamente un lugar de culto: albergaba la universidad más famosa del toda el África, donde enseñaba el célebre filósofo Ibn Jaldún y que era realmente una meca de la cultura y el conocimiento; pero también se realizaban transacciones comerciales, contratos e intercambios. Por eso, cuando prevaleció su carácter religioso, estas actividades se fueron trasladando fuera, configurando los zocos que actualmente podemos ver en sus alrededores, como el de los libreros, exactamente a su derecha. Sin embargo, en 1987 recuperó su antiguo carácter universitario bajo el impulso del presidente Ben Alí y actualmente funciona allí la Universidad Zeituna.

El lugar más impresionante de la Mezquita es sin ninguna duda su sala de oraciones, poblada por ciento ochenta y cuatro columnas provenientes de Cartago, quince naves, capiteles con dinteles, esteras enrolladas alrededor de los pilares que se desenrollan al momento de rezar, e imponentes arañas de cristal de Venecia.

A pesar de estar construida con materiales traídos de otros templos, como los romanos y bizantinos, o justamente por eso, esta Mezquita es un claro exponente del genio arquitectónico de los árabes.
Esta sala puede acoger hasta dos mil fieles que cada día responden al llamado del almuecín, excepto los viernes en que se deja una grabación.

La sala de oraciones está coronada por una espléndida cúpula de Bahou, en piedra bicolor; el patio está rodeado por una galería que fue construida en el año 1653 y que a través de un pórtico nos lleva directamente a los zocos.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Ciudad de Túnez



Deja tu comentario