El anfiteatro Africano

Anfiteatro africano

El coliseo de Thysdrus, más conocido como Djem, se sitúa en la ciudad de Thysdrus, en la provincia romana de África, y es no solo el mayor anfiteatro romano de África, sino que uno de los cuatro mayores del mundo.

Mide 147,9 metros de largo y 122 de ancho, y el terreno interior es un óvalo de 64,5 por 38,8 metros. En su momento de esplendor poseía capacidad para 35.000 espectadores.

Fue construido en el año 238 a. C. por el procónsul Gordiano, bajo el reinado del emperador Maximino el Tracio. Se cree que albergó en su interior combates de gladiadores, carreras de carros y otros juegos de circo típicos de la época.

Para la construcción de la ciudad de El Djem se han utilizado algunas de sus piedras, sin embargo el mismo aún se encuentra muy bien conservado.
Se mantuvo intacto hasta el siglo XVII; y según la tradición árabe, a partir de 1695 se comenzó a demoler la fachada exterior. Aún se conservan los fosos de los leones y un sistema muy elaborado de canalizaciones y cisternas para la recogida del agua de lluvia.

Hoy El Djem es el nombre que posee la ciudad que queda a tres horas al sur de Túnez y que posee en su interior su colosal y espectacular anfiteatro romano, el cual supone el edificio romano más grande realizado jamás en toda África.

Sus arcos y sus muros de piedra ocre de colosal envergadura y por su tamaño dejan sin aliento a todo aquel que posee la posibilidad de visitarlos. Un visitante si así lo desea, y es obvio que así sea, puede pisar la arena y encontrarse entre las gigantes paredes, imaginarse al público de hace más de 1800 años vitoreando y verse luchando hasta la muerte o exponerse a la condena de ser devorado por tigres y leones.

La ciudad de El Djem, está conectada por vía terrestre por tren, cuya estación se encuentra a sólo 5 minutos del anfiteatro. Generando una buena comunicación, y permitiendo visitar el lugar y proseguir el viaje hacia otros puntos de este país encantador.

El restaurante Bon Heur ofrece un muy buen menú a precio medio en caso de tener hambre, lo cual seguro ha de ocurrir luego del viaje y le visita.

Este descomunal sitio situado a 200 km de la capital del país fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1979.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Patrimonio de la Humanidad en Túnez



Deja tu comentario