Sidi Bou Said, el encanto de una ciudad tranquila

Sidi Bou Said

La bella ciudad de Sidi Bou Said se alza en los acantilados de la bahía de Túnez, a 20 kilómetros del centro de la capital. Una ciudad única desde 1920, por una ley que obliga a todas las casas a tener las paredes pintadas de color blanco y las puertas, ventanas y rejas de color celeste. Otra cosa que la hace particular es que no se puede entrar con auto, pero hay un estacionamiento cerca de una antigua fuente al llegar a la ciudad.

Del origen del nombre de la ciudad, cuenta la leyenda que Saint Louis, rey de Francia, llegaba para iniciar una guerra pero se enamoró de una princesa bereber, cambió de planes y de nombre, fue muy feliz y se convirtió en el patrono de la ciudad. Cuando llegue a Sidi Bou Said sentirá lo mismo que el rey y la historia le parecerá nostálgica.

A los pies de la montaña, el puerto de la ciudad es moderno y tiene restaurantes y hoteles. En el faro de la ciudad, una torreta color rojo, encontrará el cementerio de los “cuencos de los pájaros”; que está construido con losas blancas levemente curvas hacia arriba que dejan huecos en los que se junta el agua de la lluvia. Permite apreciar el paisaje de la bahía azul con la majestuosa Bou Kornine rodeada de bruma. Al salir del faro, encontrará las cúpulas de zawiya donde descansa el patrono de la ciudad.

Siguiendo las calles adoquinadas, como suben por la montaña Bou Kornine, se ven los destellos del mar esmeralda en las playas del sur de Túnez. Se puede hacer una parada en alguno de los bares, el más famoso es el Café des Nattes; allí disfrutará del placer de sentarse en el suelo junto a los fumadores de Shisha y beber el té de menta con piñones.

Si llega durante el verano, encontrará en cada lugar festivales de música regional.

Las casas de la ciudad son señoriales, pasar por sus frentes genera un misterio que solo se puede develar en el palacio de la Estrella de Venus, propiedad del Barón d´Erlanger (heredero de una rica familia francesa, llegó en 1912 y se hizo experto en música árabe), que fue convertido en museo donde se puede apreciar arte nacional e internacional. También hay pequeños negocios donde se pueden comprar artesanías hechas en plata.

Saliendo de la ciudad, cerca del estacionamiento, está la entrada del Ennejma Ezzahra, que significa estrella resplandeciente, otro palacio del Barón, que actualmente es un conservatorio de música árabe y mediterránea.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Sidi Bou Said



Deja tu comentario