Sbeitla, Roma en Africa

Sbeitla

Perdidas entre las montañas del Atlas, ruinas color arena deslumbran al llegar a Sbeitla. Desde Sfax son 163 kilómetros al noroeste.  Mejor corresponderían al paisaje romano: un foro, un teatro, templos de dioses romanos, represas de agua dulce y demás construcciones.

Es que todo esto  se encuentra en Túnez porque Sbeitla fue fundada por los Romanos en el siglo II en un lugar estratégicamente elegido por ser el paso de las caravanas que cruzaban el Sahara.

Sin molestar a los Bereberes, los romanos construyeron su poblado en piedra con calles amplias y casas cómodas. Su mejor época fue durante el siglo II gracias a la producción de aceite de oliva, que por las características climáticas del terreno eran fáciles de cultivar;  quedan como testigo de la época las prensas de aceite que se encontraron.

Lo más atractivo de la ciudad de Sbeitla o Sufetula es el complejo de los tres templos en el centro para Jupiter, Juno y Minerva. Y la plaza donde se ven los vestigios del mercado y en círculos concéntricos el restos de los puestos que conformaban la plaza.

Si llega desde el sur por el Arco del Triunfo de Diocleciano, construido en el siglo III, verá a continuación dos fuertes de la época bizantina y el Forum, ambos del siglo II; este último es uno de los mejores conservados en el mundo, se puede apreciar el amplio espacio abierto pavimentado con grandes losas, las amurallas y el capitolio. Le sigue la puerta de Antoninos, con columnas corintias que permiten el paso al complejo de los tres templos.

Por el lado del Forum, con la iglesia de Vitalis de cinco naves y una hermosa pila bautismal decorada con mosaicos blancos. La capilla a continuación, es la de San Jocundo y la tercera es la de Bellator, con un baptisterio curvo. Se pueden ver detrás del edificio de las Estaciones, las Termas, que tienen fuentes  de agua fría y caliente.

La ciudad actualmente, está completamente restaurada por los arqueólogos que investigaron en la zona y restauraron a nuevo los restos encontrados. Pero pasó por varias modificaciones como la del siglo V, en la que participaron los bizantinos para fortificarla y  aumentar su poder defensivo; sin embargo, fue completamente destruida en el siglo VI. Por suerte, a diferencia de cualquier ciudad europea, las ruinas y objetos antiguos están al alcance de la mano para tocarlos y sentirse por un ratito un romano en medio de Túnez.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Antiguas ciudades



Deja tu comentario