Hammamet, moderna y con aroma a jazmín

Medina Yasmine Hammamet

A 60 Km de la capital de Túnez y a 10 km al sur de la península del cabo Bueno, nos encontramos con la ciudad de Hammamet, conocida como la Ciudad del Jazmín ya que este arbusto crece de forma silvestre por toda la ciudad, aunque no sea una especie autóctona, sino que fue traída por casualidad de Al-Ándalus, que además de flores le otorgó a la ciudad, conocimientos que se ven en la arquitectura.

Pero para los habitantes es tan importante de la influencia del Jazmín que la zona sur de la ciudad se llama Yasmine Hammamet. Como excelente recuerdo de su paso por esta pueblo, puede llevarse alguna de las miles de artesanías que se ofrecen, hechas por supuesto con Jazmines.

El golfo de Hammamet abriga kilómetros de playas, mares brillantes y hoteles, construcciones modernas pensadas en la comodidad de los turistas y una variedad de actividades deportivas, folclóricas, artísticas y festivas que proporcionan vacaciones memorables.

Las playas de arenas finas reciben, al finalizar el día, a los pescadores que reposan sus coloridas barcas en la alcazaba (pequeña fortificación dentro de las murallas de la ciudad), desde la cual se puede apreciar la bahía y la medina, coronada por una fortaleza antigua y que todavía conserva su color original; está rodeada de terraplenes, con tiendas de ropa donde se pueden encontrar las tradicionales túnicas caftanes, típicos vestidos para hombres, coronada por una fortaleza antigua.

Para conocer el Sahara, la mejor época es durante el festival Saharian en Douz; que es la aldea por donde, se puede decir, se entra al desierto. Rodeada por dunas de arena, es el punto de partida de safaris como el de Mehares y el de Saharian, que son interesantísimas excursiones ya programadas.

En la costa se puede visitar el Centro Cultural Internacional, que en su origen fue la mansión del millonario Georges Sebastián; construido en los años 30 y donado al Estado en 1959. Es el mejor ejemplo de la arquitectura tradicional de Túnez y demuestran la capacidad de los árabes que supieron mantener su estilo y ser modernos al mismo tiempo.

Los que ya conocen Hammamet, dicen que los veranos en sus playas son los mejores para relajarse, reunirse con amigos y encontrar amigos nuevos y durante el resto del año, el encanto de la medina y los festivales hacen que sea la ciudad sinónimo de vacaciones tanto para los tunecinos como para todo el resto de los amantes de África.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Hammamet



Deja tu comentario